7 datos que debes conocer sobre “el carnicero de La Cabaña”, el Ché Guevara

0
594

El 9 de octubre de 1967 fue fusilado en Bolivia Ernesto Guevara Lynch de la Serna, conocido popularmente como El Ché. Medio siglo después, la propaganda izquierdista lo ha convertido en un ícono cultural y un presunto “luchador por la justicia social”. Sin embargo, detrás de la idolatría, y de las millones de franelas con su rostro que se venden anualmente, se encuentra uno de los personajes más crueles, racistas y sanguinarios de la historia de hispanoamérica. Aquí les compartimos algunos datos y frases que muestran el lado oscuro del “Ché”

1.- Ídolo cubano, nació en Argentina

El Che nació en 1928 en Rosario, Argentina. El 14 de mayo o de junio, según se consuten diferentes fuentes. Procedía de una familia acomodada, que bajo el calificativo marxista sería considerada como “burguesa”, pero familia la cual compartía bastantes ideas de la revolución bolchevique. Al igual que Marx, que hablaba sobre la clase trabajadora siendo él una persona que nunca trabajó en su vida, el Ché Guevara nunca pasó trabajo en su juventud.

La nacionalidad cubana fue otorgada al ‘comandante’ Guevara por el régimen de los hermanos Castro.

2.- Su primer mote no fue ‘El Che’

Pese a que todo el mundo le conoce por el mote de ‘El Che’, adjudicado por su procedencia argentina durante su estancia en Guatemala en 1954, este no fue su primer apelativo.

De niño, para diferenciarlo de su padre, le llamaban ‘Ernestito’; y la niñera le llama ‘Teté’. Siendo un adolescente en Argentina ya era conocido como ‘El chancho’ (el cerdo) por su escasa disciplina en el aseo personal y ‘Pelao’ por haberse rapado el pelo. También fue en esos años conocido como ‘El loco’.

Como parte del equipo de rugby, le pusieron ‘Fuser’, acrónimo de “Furibundo Serna”. Él mismo firmaba en la revista que fundó sobre este deporte con el pseudónimo “Chag-cho”. Ya en la Sierra Maestra de Cuba, firmaba en El Cubano Libre con el sobrenombre de ‘El francotirador’.

Tuvo otros nombres de guerra como ‘Tatu’ (en Congo) o ‘Ramón’ y ‘Fernando Sacamuelas’ (en Bolivia). También manejó dos falsas identidades: ‘Adolfo Mena González’ y ‘Ramón Benítez Fernández’.

La CIA se refería a él con el crptónimo ‘Amquack’.

Ernesto Guevara, en una instantánea con su inseparable gorra y su cigarro puro habano.
Ernesto Guevara, en una instantánea con su inseparable gorra y su cigarro puro habano.

3.- Sanguinario: “Ante la duda, mata”

Ernesto Guevara aprendió las técnicas guerrilleras cuando conoció a Fidel Castro en México en 1955. En 1959 entró en La Habana y en pronto se hizo con el control de la fortaleza de San Carlos de La Cabaña, donde ordenó el asesinato de miles de hombres. Su divisa era: “Ante la duda, mata”.

Se desconoce la cifra exacta de las ejecuciones ordenadas por el Ché durante su periodo en la fortaleza, pero el mismo aseguró que fueron “muchas, cientos de ellas” casi todas sin el debido proceso judicial, y sin contar las que mató con sus propias manos, las cuales sobrepasan las 130.

El padre Javier Arzuaga, capellán de La Cabaña lo narra así: “El Che nunca trató de ocultar su crueldad, por el contrario, cuanto más se le pedía compasión, más se mostraba cruel. Estaba totalmente dedicado a su utopía. (…) En La Cabaña, cuando las familias iban a visitar a sus parientes, Guevara, en el colmo del sadismo, llegaba a exigirles que pasaran delante del paredón manchado de sangre fresca“.

4.- El médico que nunca salvó una vida

Ernesto Guevara se licenció en Medicina en Argentina, aunque nunca ejerció realmente el noble arte del galeno que cura la enfermedad y alivia el dolor cuando no puede curar. Muy al contrario, se desempeñó en la tarea de exterminar a sus enemigos.

Además, fue el encargado de acabar con la agricultura cubana como director del Instituto Nacional de Reforma Agraria; después ejerció como presidente del Banco Nacional de Cuba, ministro de Economía y ministro de Industria.

5.- Fue enemigo número 1 de la CIA

La obsesión revolucionaria de Ernesto Guevara no acabó en Cuba, de dode salió hacia el Congo, donde se puso a las órdenes de Moise Tshombé, en una campaña que terminó siendo un desastre.

Después, contra la idea de Fidel Castro, organizó una nueva revolución en Bolivia, donde terminaría fusilado. Su determinación era clara: “Hay que crear uno, dos tres Vietnam”. Los Estados Unidos enviaron un grupo especializado formado por cinco agentes de la CIA para seguir los pasos del guerrillero en Bolivia.

Guevara: “Fusilamientos, sí, hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario”

6.- Su pensamiento: El odio como elemento central

A pesar de ser ahora uno de los íconos del progresismo, y del marxismo cultural (feminismo, comunidad LGBT, indigenismo etc), el verdadero Ché Guevara fue un personaje sumamente racista y homofóbico, odiando a los negros y a los pueblos sudamericanos bajo el adjetivo de indios, aquí algunas de sus frases.

  • “¡Los jóvenes deben aprender a pensar y actuar como una masa. Es criminal pensar como individuos!”
  • “En esta lucha a muerte entre dos sistemas tenemos que llegar a la victoria final. Debemos andar por el sendero de la liberación incluso si cuesta millones de víctimas atómicas“.
  • “Hay que acabar con todos los periódicos. Una revolución no se puede lograr con la libertad de prensa”.
  • “Para enviar hombres al pelotón de fusilamiento, la prueba judicial es innecesaria. Estos procedimientos son un detalle burgués arcaico. ¡Esta es una revolución! Y un revolucionario debe convertirse en una fría máquina de matar motivado por odio puro
  • “¡El odio es el elemento central de nuestra lucha! El odio tan violento que impulsa al ser humano más allá de sus limitaciones naturales, convirtiéndolo en una máquina de matar violenta y de sangre fría. Nuestros soldados tienen que ser así”.
  • “Los negros, esos magníficos ejemplares de la raza africana que han mantenido su pureza racial gracias al poco apego que le tienen al baño, han visto invadidos sus reales por un nuevo ejemplar de esclavo: el portugués”.
  • “Tengo que confesarte, papá, que realmente me gusta matar”.
  • “No demoren las causas, esto es una revolución, no usen métodos legales burgueses; el mundo cambia, las pruebas son secundarias. Hay que proceder por convicción”.
  • “No soy Cristo ni un filántropo, soy todo lo contrario de un Cristo. Lucho por las cosas en las que creo con todas las armas de que dispongo y trato de dejar muerto al otro para que no me claven en ninguna cruz o en ninguna otra cosa”.
  • “Nosotros tenemos que decir aquí lo que es una verdad conocida, que la hemos expresado siempre ante el mundo: fusilamientos, sí, hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario. Nuestra lucha es una lucha a muerte”.
  • “El camino pacífico está eliminado y la violencia es inevitable. Para lograr regímenes socialistas habrán de correr ríos de sangre”.

7.- Más de 30 canciones y 7 películas

La figura del guerrillero comunista Guevara ha servido de inspiración a numerosos artistas de la órbita comunista. Así, al menos 30 canciones han sido dedicadas a su nombre, la más conocida de todas el ‘Hasta siempre comandante’ de Carlos Puebla. También le han escrito canciones Pablo Milanés, Vícto Jara, Ismael Serrano, Atahualpa Yupanqui, o los españoles Ska-P y Luar na lubre. El más prolífico, Silvio Rodríguez, le ha dedicado tres de sus obras.

En el cine, al menos siete películas se han rodado sobre el sanguinario personaje a las órdenes de Paolo Heusch, Richard Fleicher, Anibal di Salvo, Walter Salles, Josh Evans y Steven Soderbergh, que le dedicó dos trabajos en 2008 con Benicio del Toro encarnando al argentino.

Mario Benedetti, Pablo Neruda, Julio Cortázar o Nicolás Guillén, entre otros poetas, también ha escrito poemas sobre el Che.

Con información de Actuall

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta