A quienes pidieron que usara el Sable

0
242
Fuente de foto: skyscrapercity.com

He optado, siendo un pecado para mi profesión, por desentenderme virtualmente de la realidad venezolana. Cero Facebook, cero Twitter, cero páginas, y ya que desde aquel N8 no he tenido Whatsapp, imagínense entonces lo que sabré de Instagram… En tal afirmación, desde mi punto de vista, ofendo a quien ha tenido la valentía de publicar mis “locuras”. No por insultos, desavenencias o algo parecido, sino que a tal decisión, en la comunicación, es igual a cero producción.

En defensa, y no porque toda sea su culpa, la precariedad tecnológica -a la que a veces, paranoicamente, le añado un diplomático control- que sufre el aba de Cantv, como todos los venezolanos sabemos, lo hace una real mierda. La falla que conmigo presenta es simple, funciona cuando le da la gana, como le da gana y a la hora que le da la gana. En ocasiones coincidimos, pero yo no paso el resto del tiempo esperándolo, así que en la mayoría de esas oportunidades, cada quien prefiere seguir por su lado. Y, aunque prematura experiencia, ya tuve suficiente, por ahora, de lo que llaman una “Sala de redacción”.

En resumen, he mantenido mi cerebro y cuerpo ocupado en otras cosas, como a casi todos los venezolanos ahora nos toca. No ignoro el acontecer nacional, no ignoro a personajes que aparecen, así de la nada, o con una cara lavada, sonando como superhéroes para salvar la nación. Tampoco ignoro las marramucias del tirano que siguen llenando de odio mi sangre, paciente y discreto a la verdadera ocasión.

¿Sobre eso quiero escribir? Me reprocho todos los días. ¡Es tu deber! Me reclama la conciencia, apoyada en esta profesión que hoy es repulsiva e insana, baja en competición. Vendida y regalada, operada o tergiversada al gusto del mejor postor. Y no se ofendan los que aspiramos a ser verdaderos profesionales, bendita sea ésta línea de edición; caerán los cobardes y los que por ambiciones personales difunden la maldición.

Tal es mi rencor a esta patraña mediática que prefiero alejarme, analizarme así como a la situación, ya que si es de atinarle, hacerlo con precisión. Que en tal ataque pague por los que padecemos  el hambre; pague por los que mueren en enfermedades; pague por los inocentes víctimas de la violencia; pague por los niños sumergidos en la delincuencia; pague por los millones de familias ignorantes, ganado (ganadería) de la ideologización; Y que pague por despreciar el maravilloso talento de los hijos que da esta Nación.

Creerán quizá que esta letra es solo contra el chavismo y contra quienes apoyan tal aberración, pero no. Mud y sus antecesores, especialmente AD y Copey, ustedes, además de lo anterior tienen una enorme deuda por ideologizar, “suavizando la exigencia educativa”, a la población. Por degradarla en pueblo y no pensar en ellos como ciudadanos. Todo por sus cochinos intereses monetarios culpables de la devastación que hoy sufre el país. Egoístas que negarán como judas a sus antepasados, pero caminan, hablan y actúan sobre los mismos pasos.

A ustedes politiqueros, comunicadores, empresarios, involucrados de alguna forma con los intereses castrocomunistas que han destruido a Venezuela; y que cada día conspiran contra la historia e idiosincrasia de este territorio, os digo: Pagarán, y muy caro, la ofensa que la socialdemocracia y ahora el socialismo chavista hace a nuestros libertadores, manipulando la historia y cercenando nuestro invaluable derecho a la cultura. ¡Esta tierra, no les pertenece!

Sable.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta