Campamento de refugiados venezolanos fue atacado por brasileños en Paracaima

0
384
BTCClicks.com Banner

Tensa situación en uno de los campamentos creados por la ONU para refugiados venezolanos ubicados en Paracaima, ciudad fronteriza con el sur de nuestro país. Y es que este sábado, una horda de brasileños molestos agredió el campamento, quemando las carpas y pertenencias de quienes estaban en el lugar, luego que presuntamente, un comerciante local fue asaltado por delincuentes venezolanos, lo que generó la ola de odio que desembocó en el ataque.

“Ese hecho generó un descontento de algunos vecinos de Pacaraima y, en la mañana de este sábado, ocurrió una manifestación con actos de violencia y de destrucción de campamentos de inmigrantes situados en algunos lugares públicos”, expresó el cuerpo humanitario del ejército de brasil.

Las imágenes y videos del ataque han rodado a través de las redes sociales generando opiniones diversas. En algunos casos se habla de extrema xenofobia y de “invasión” de Venezolanos, pero otros justifican el ataque criticando la conducta de una minoría de nuestros connacionales, que afecta al resto que solamente están huyendo de la dura crisis generada por el gobierno de Nicolás Maduro.

“Fue terrible, quemaron las carpas y todo lo que había adentro”, contó a la AFP Carol Marcano, una venezolana que trabaja en Boa Vista y que estaba en la frontera volviendo de su país. “Hubo tiros, quemaban cauchos”, dijo.

Este no sería el primer ataque, aunque si el primero de esta magnitud. Desde los últimos meses de 2017, cuando inició la ola masiva de migración venezolana al estado de Roraima, se han registrado otras expulsiones violentas de refugios.

“En total, 56.740 venezolanos han buscado formas de legalizar su situación en Brasil en los primeros seis meses del año. Los números del gobierno brasileño también apuntan que entre 2017 y 2018, 127.778 venezolanos ingresaron al país a través de la frontera terrestre. Del total, 68.968 personas se fueron a otros países, la mayoría por carretera”.

La gran mayoría vive en Boa Vista, capital del estado, y ciudad que por pocos días de agosto prohibió la entrada de venezolanos, nota publicada en esta misma página. Por su parte, Paracaima, ciudad fronteriza de menor envergadura, está sufriendo duras consecuencias al ser la primera parada de los venezolanos que atraviesan la frontera en búsqueda de una mejor vida.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta