Cobra Kai es una patada a los progres

0
363
Cobra Kai
BTCClicks.com Banner

Todos recuerdan a Daniel Larusso y al maestro Miyagi, sobre todo por la icónica patada que culminó con la derrota de Johny Lawrence y su dojo. Para la época era imposible no empatizar con el recién mudado Daniel, aparente víctima de los jóvenes populares. Sin embargo, cada historia puede variar su perspectiva dependiendo de los ojos a través de la cual se ve. Muchas cosas han cambiado desde entonces, y quienes hace un tiempo parecían ser los villanos, hoy tienen la oportunidad de revelar la otra cara de la moneda. Frente a todo esto, Cobra Kai aparece como una patada a los progres.

Desde el lado de la Cobra

Muchas veces, la visión del protagonista nos impide ver desde los ojos de los demás personajes. Eso no solo aplica para la ficción, también ocurre en la cotidianidad. Uno de los mayores aciertos de Cobra Kai es que conecta al espectador con esta nueva perspectiva y llena la serie de situaciones en la que muchos nos podríamos ver identificados.

Johny nos recuerda eventos que posiblemente pasamos por alto sobre sus encuentros con Daniel. Sí, en el primer contacto, el arrogante campeón de Karate de All Valley empuja a su ex novia Ali, pero desde el lado de la cobra, hay un poderoso argumento.

Ali provocó el encuentro

Elizabeth Sue o Ali, aparece como la dama que debe ser rescatada por su agresivo ex, sin embargo, si se analizan sus acciones pudiesen evidenciarse otros elementos. Por ejemplo, fue ella quien mantuvo contacto visual con Daniel, llamando su atención, aunque Johnny culpa a Daniel por haberse metido en su relación. Larusso era un recién llegado y poco podía saber lo que ocurrió entre ellos.

La reacción de Johnny está movida por los celos, quien termina agrediendo y ridiculizando a Daniel.

Daniel se lo buscó

Luego del primer encuentro Daniel y Ali siguen viéndose, mientras Johnny se prepara para el campeonato. Basta que en una fiesta disfraces, coincidan los tres. Daniel, buscando venganza, moja a Johnny mientras está en el baño, lo que hace ver que la personalidad del “Karate Kid” era muy lejana a la de ser una víctima.

Era de esperarse, Johnny y sus compañeros de dojo salen tras él, y es aquí donde aparece el lado más rudo de los Cobra Kai y su famoso grito de guerra: “No mercy”.

Gracias a la intervención de Miyagi, Daniel se salva de salir aplastado.

Provocando a la bestia

Luego de que se establece el reto entre Miyagi y Jonh Kreese, para que los problemas entre Daniel y Johnny se resuelvan en el campeonato, se imponen ciertas condiciones, entre ellas, que debían dejar tranquilo a Daniel para que pueda entrenar.

En honor a la verdad, tanto Kreese como Johnny respetaron dicho acuerdo, y Daniel no desperdició aquella situación para provocar a Johnny, retándolo acompañado de Ali o buscando que termine en una clase con uno de los profesores a los que les huyen los alumnos.

La única respuesta de Johnny a todo esto, es en un evento al que asiste él con su familia, y Ali con la de ella. Daniel impaciente intenta colarse en la reunión, y Johnny se aprovecha de la situación para forzar un beso de Ali justo cuando Daniel los ve. Seguido a esto Daniel trata de irse pero choca con uno de los mozos, cayéndole toda la comida encima de la ropa frente a todos los asistentes.

Las reglas del torneo

A pesar de que Johnny, en la serie, indica que la patada de Daniel es ilegal, no necesariamente lo es. Las reglas de los torneos por puntos en el Karate suelen variar dependiendo de los jueces y el torneo, sin embargo eso no se aclara en la película y queda abierto al debate.

La única explicación la da Ali, cuando le explica las reglas a Daniel, y según lo que le dice una patada en la cara si es legal. Sin embargo, en el combate entre Daniel y Johnny, el Cobra Kai golpea en la cara a Daniel sin recibir punto alguno.

La historia la cuentan los ganadores

Al final, Daniel gana el campeonato y Johnny le entrega el trofeo, reconociendo su victoria, acto al que Daniel da poco valor, o nada. Luego, se enfrenta a su sensei, el cual le rompe su trofeo de segundo lugar y termina siendo confrontado por Miyagi.

El adinerado Johnny termina siendo un fracasado, frustrado desde aquella derrota, donde perdió el primer lugar y a su novia, mientras Daniel sigue su travesía en el Karate, hasta transformarse en un ¿exitoso vendedor de autos?

Cobra Kai es una patada a los progres

Ahora, hablemos de la afirmación del titular de este artículo, razón por la cual seguro te interesaste en leer. La serie, basada en The Karate Kid, se centra en Johnny Lawrence, el gran perdedor. Pero más allá de hablarnos de Johnny nos habla de esta sociedad del 2020, sin pandemia. Una valiosa reflexión sobre lo que hoy defienden los jóvenes, a través de la manipulación ideológica y mediática.

Johnny trata de refundar Cobra Kai, y se encuentra con una serie de inconvenientes que debe ir superando. En ese camino aprende que si bien debe ser rudo, debe conseguir un equilibrio, enseñanza que le da Miyagi a Daniel y que hasta ahora no parece haber aprendido. Por eso le enseña a Miguel, su alumno ecuatoriano, que puede pelear sin compasión, pero nunca sin honor.

Este personaje, aparte, parece haber viajado desde los 80 al futuro, ya que desconoce Facebook, no entiende de ideología de géneros, feminismo, inclusión, etc.

Desesperado por estar desempleado le toca aprender a entrenar a aquellos que todos llaman “perdededores”. Los enseña a defenderse, en una verdadera inclusión, muy diferente a la que pregonan los activistas progresistas.

Da a conocer a Miguel la música de los 80, a no darse por vencido y a superarse. Para algunos, hoy en día, esto sería una apología a la violencia, pero ¿qué nos muestra el exitoso empresario Larusso?

Daniel siempre fue un busca pleitos, que trataba de aparentar frente a los demás ser mejor, por lo que solía mentir sobre sus capacidades. Ahora es adinerado. Esto nos habla de aquellos que haciéndose pasar por víctimas terminan pisando a los demás.

Cobra Kai revive un verdadero feminismo, no el ideológico, sino el de la mujer que se gana las cosas por méritos, no por su victimización. Cobra Kai enseña que los extremos como Larusso (víctima) y Kreese (victimario) dejan una gran brecha donde otros pagan (Johnny).

Sigue la historia

La serie salió originalmente por Yotube, pero fue adquirida por Netflix. Hay que ver si este último mantiene esa línea reflexiva, o con la posible inclusión Elizabeth Sue y la explusión de Johnny de Cobra Kai, dan un giro a la serie que pudiese ser lamentable ante la atrevida narrativa que lleva hasta ahora.

G.J.Jiménez

Comentarios

No hay comentarios