Conoce el polémico caso de Alfie Evans: el bebé británico que fue desconectado de su soporte vital en contra de la voluntad de sus padres

0
214
BTCClicks.com Banner

Alfie Evans es uno de los nombres más sonados en las últimas semanas en los medios internacionales. Y es que se trata de un pequeño niño británico de apenas 23 meses de edad, quien sufría una grave enfermedad degenerativa que estaba siendo tratada por la salud pública del Reino Unido, hasta que el pasado 19 de abril, se decidió que Alfie no fuera más atendido, desconectándolo de las máquinas que le daban soporte vital, obviamente en contra del deseo de sus padres.

Sin embargo, los padres ya habían recibido una oferta desde Italia para mantenerlo en tratamiento con todos los gastos pagos, debido a que desde hace meses ya los doctores estaban manejando la opción de desconectarlo, destacando nuevamente que todo era en contra de la voluntad de los padres, y es aquí cuando explota la polémica: El gobierno del Reino Unido impidió por todos los medios que este fuese llevado a Italia, iniciando una batalla legal y mediática contra sus padres, hasta que el pobre Alfie no resistió más falleciendo este sábado 28 de abril.

Tom Evans, padre de la criatura, expresó en su facebook la muerte del infante en el hospital de Liverpool donde estaba internado con un mensaje: «Mi gladiador ganó su escudo y sus alas a las 02.30 horas… absolutamente desconsolados».

Los padres lucharon durante semanas contra la justicia británica, acudiendo a todas las intituciones como el Tribunal Supremo Británico. Incluso le hicieron un llamado al Papa Francisco para que este fuese el intermediario, a lo que este llamó a la justicia británica a permitir el traslado del bebé, mensaje que fue ignorado.

Los doctores argumentaron que la enfermedad no tenía cura y por ende no podían seguir manteniendo al bebé, el cual ya estaba desde 2016 conectado a las máquinas de soporte vital del hospital infantil de Liverpool. Los doctores aseguraron que mantenerlo con vida sería algo cruel para el pequeño.

Sus padres quería trasladarle al centro pediátrico Bambino Gesú de Roma (Italia), donde intentarían prolongar su vida mediante un tratamiento alternativo. Algo a lo que los médicos se negaron y cuya decisión dejaron en manos del Tribunal Supremo británico que les dio la razón en dos ocasiones. El último juez que le negó a la familia el traslado lo justificaba porque Alfie necesitaba «paz, tranquilidad y privacidad». Según el magistrado y ante las pruebas médicas remitidas por el hospital, el bebé se encuentraba en «un estado semivegetativo» y su necesidad era ahora «recibir un cuidado paliativo de buena calidad».

Durante estos 10 dias, la polémica recorrió toda la opinión pública británica e incluso mundial. Muchos estuvieron a favor de los padres, quienes argumentaron que el Hospital no tenía derecho a desconectarlo en contra de la voluntad de ellos. Tanto así que se creó un fenómeno viral por las redes sociales: miles se unieron a la causa del niño y se autodenominaron como el “ejército de Alfie”, yendo a protestar en varias ocasiones al hospital.

“El caso de Alfie recuerda al del pequeño Charlie Gard, otro bebé británico diagnosticado dos meses después de nacer con una rara enfermedad que solo padecían 16 niños en todo el mundo, el síndrome de agotamiento mitocondrial. Como en este caso, fue la justicia británica, a instancias del hospital Great Ormond Street de Londres, la que autorizó desconectarlo del soporte de ventilación que lo mantenía con vida. Todo a pesar del deseo de sus padres de no hacerlo y de llevarlo a Estados Unidos para someterlo a un tratamiento experimental para el que recaudaron incluso más de 1 millón de euros. Finalmente, el pequeño falleció en julio del año pasado tras varios meses de batalla legal” expresa el portal Alerta Digital.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta