El ahorro es un hábito

0
622
BTCClicks.com Banner

El tiempo es nuestro activo más valioso. Una vez perdido, no hay forma de recuperarlo o recompensarlo de otra forma. Sin embargo, nunca es demasiado temprano para empezar a ahorrar, invertir y establecer planes y objetivos para nuestro futuro.

Al inicio de esta crisis en la que muchos nos vimos obligados a permanecer en casa nos encontramos con una situación para la que no estábamos preparados, tanto a nivel personal, como laboral y económico.

Nos pudimos dar cuenta de que faltaba un plan de emergencia que incluyera un fondo económico y que lamentablemente la gran mayoría de la población necesita la recompensa del trabajo diario para sobrevivir, pagar las cuentas y llevar comida al hogar.

Hemos reflexionado sobre las cosas que en verdad son necesarias y sin las cuales no podríamos vivir. Tal vez gastábamos dinero de forma no inteligente, siguiendo unos caprichos momentáneos que no nos ayudan a lograr nuestros objetivos.

Aunque tenemos la preocupación de los contagiados y el duelo de los difuntos seguimos adelante; aunque la economía esté paralizada y todos en casa, la vida continúa. Tuvimos la mayor experiencia de que la vida puede cambiar de un día para otro y al tener más de dos meses desde el inicio de la pandemia en el mundo occidental y después de este tiempo de reflexión e introspección, analizamos: ¿qué puedo hacer para no repetir este panorama? Y ¿cómo podría estar mejor preparado para alguna otra emergencia o situación inesperada?

Creación de un fondo de emergencia

Una solución es tener un fondo de emergencia, este es un ahorro para cubrir las necesidades económicas que puedan surgir de improviso. Ejemplos de emergencias que pueden cubrir este fondo son: el desempleo, emergencias de salud, reparaciones inesperadas en el hogar o… una pandemia. La idea es cubrir tu emergencia sin necesidad de endeudarte o generar inestabilidad financiera en tu vida. ¿Cuántos meses podrías estar sin trabajar si de repente mañana quedas desempleado o ya no puedes trabajar por alguna otra razón? Lo más probable es que no sea el resto de tu vida, entonces es hora de empezar a ahorrar y crear tu fondo de emergencia.

El ahorro

No obstante, el ahorro no abarca solamente un fondo de emergencia y el ahorro está estrechamente relacionado con el tipo de persona que eres, cómo es tu tolerancia al riesgo, cuáles son tus objetivos a largo y a corto plazo, etc. Es necesario también responder a las preguntas: ¿qué me motiva a ahorrar?, ¿cuál es mi estilo de ahorro? Y ¿qué tanto puedo ahorrar? Porque el ahorro no tiene que ver con cuántos ingresos tengo, sino con un tema de hábito. Así puedas ahorrar solo el 5% de tus ingresos, ese es el ahorro que respetaremos.

Se puede ir construyendo un ahorro poco a poco, pero constante, por muy pequeño aporte que sea, ahorrar. No esperemos a tener más ingresos para ahorrar porque al tener más ingresos se puede cometer el error de también incrementar los gastos. Entonces destino un monto al ahorro como si fuera una renta y lo hago antes de empezar a gastar el resto del dinero y no lo que me quede después de pagar cuentas.

Al saber quiénes somos como ahorradores y entender que es un tema de hábito y constancia, podremos establecer metas y objetivos. Se recomienda que los objetivos sean específicos, alcanzables, ajustados a tu realidad, que puedas medir su alcance o crecimiento y que tengan un tiempo establecido. Mientras más específicos y claros sean tus objetivos, más seguramente los lograrás.

También hay que establecer una diferencia entre los tipos de metas y el período en el que esperamos cumplirlas: hay metas de corto y de largo plazo. Puedo establecerme metas de ahorro a corto plazo, es decir, menor a un año. Estas metas pueden ser inversiones, un viaje, renovaciones en el hogar, compras de aparatos electrónicos, etc.

Por otro lado, las metas de largo plazo son de un período de diez años o más como la compra de una casa, el pago de una maestría o el retiro. Ambos períodos de metas se complementan y son importantes y enfatizo en que nunca es demasiado temprano para empezar a ahorrar para el retiro.

La inversión

No basta con solo ahorrar, con ir depositando en una cuenta dólares o euros y esperar a que en unos años puedas vivir de ese dinero o invertirlo, porque la inflación hará que pierdas la capacidad de compra. Hay que diversificar, invertir y poner el dinero a trabajar. A lo largo de los años y sobre todo ahora frente a esta crisis, el dólar se ha ido debilitando. Por ejemplo: desde que el dólar fue desligado del patrón oro en 1971 ha perdido un 81% de su valor y desde 2002 un 35%. Al dólar caer de esa manera, el resto de las divisas con su paridad también han caído. El euro, que es una moneda joven, ha perdido el 85% de su valor frente al oro, esto revela la inestabilidad del sistema fiduciario.

Es preciso señalar que el ahorro es la materia prima de la inversión: si no tenemos ahorros no podemos invertir. Del mismo modo, el dinero sirve para ponerlo a trabajar y hacer más dinero. Estudiamos y establecemos un plan de inversión acorde a nuestro perfil de inversor y riesgo y lo más importante: diversificar. Si ponemos todo el dinero en un solo sitio y algo malo sucede, pierdes todo. Puede ser que en un activo pierdas, pero las ganancias de otro te compensan y siempre estás resguardado.

Opciones de inversión hay varias, pero ante este panorama de crisis y de inflación a causa de las políticas de emisión de dinero irresponsable basado en deuda por parte de los bancos centrales y privados, activos como el Bitcoin resultan atractivos a inversores y personas que busquen resguardar su capital, mantener su capacidad de compra y obtener rendimientos interesantes. Su protocolo hace exactamente lo contrario al sistema actual de divisas y emisión de dinero: es deflacionario, cada cuatro años se reduce a la mitad la recompensa de minado y se emiten menos monedas. Bitcoin da a sus usuarios libertad y autonomía de su dinero, ya que eres el dueño de tus criptomonedas y nadie te las puede quitar.

Al considerar asignar un porcentaje de tu plan de ahorro a largo plazo a activos como el Bitcoin te estarías protegiendo de la inflación y caídas de otras inversiones y estarías compensando las pérdidas que podrías tener.

El riesgo y toma de acción

Estamos en un momento decisivo en el tiempo y de nuestras vidas. La crisis que se avecina afectará los fondos de pensión de los que tantas personas dependerán en un futuro a nivel de riesgo de inexistencia y hay que tomar acción de una vez. Si lo analizamos objetivamente contar con que trabajarás toda tu vida y que luego vivirás de una pensión que cubriría realmente todas tus necesidades es más riesgoso a no tomar decisiones ni riesgo alguno ahora.

A lo largo de la historia siempre han marcado la diferencia aquellos que hayan aprovechado sus destrezas y habilidades para crear y generar ingresos. Esto sigue presente, pero ahora con el ingrediente de aquellos que usen el internet para generar flujo de caja, diversificación y hacer que el dinero trabaje para ellos. Te invito siempre a educarte y formarte en finanzas personales, a reconocer qué tipo de persona eres al ahorrar e invertir, a fomentar el hábito de ahorro y a diversificar tus ingresos e inversiones.  ¿En qué estás invirtiendo tu tiempo para diversificar ahorros e ingresos?

Por: Carla Torreiro Rondón
Licenciada en Idiomas Modernos, Docente y Traductora. Investigadora de las criptomonedas, la tecnología blockchain y las finanzas personales.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta