El Chavismo acusa a Bolsonaro de colaborar con la sublevación en el puesto militar de la Gran Sabana

0
365
BTCClicks.com Banner

El pasado 22 de diciembre militares y reservistas del Batallón de la FANB, 513 Mariano Montilla, se alzaron contra el gobierno de Maduro, llevándose según la información oficial 122 fusiles AK-103, 120 granadas, tres lanzacohetes antimisiles, tres ametralladoras, 10 bazucas, 10 cajas de municiones de AK-103 y dos camionetas.

Posteriormente, los militares intentaron tomar el 5102° Escuadrón de Caballería, el cual fue frustrado por los soldados encargados del destacamento.

Jorge Rodríguez, Ministro de Comunicación aseguró que Brasil, Colombia y Perú estarían involucrados en la rebelión:

“Los terroristas fueron entrenados en campamentos paramilitares plenamente identificados en Colombia… Recibieron la colaboración artera del gobierno de Jair Bolsonaro”.

El canciller Jorge Arreaza agregó que Perú es la base de operaciones, y las autoridades son cómplices:

«Es una estrategia golpista de triangulación de gobiernos del Cartel de Lima para producir violencia, muerte y desestabilización política en Venezuela», tuiteó Arreaza.

El ataque fue apoyado por un grupo de indígenas de la etnia Pemón, pueblo que es uno de lo que más ha sufrido los embates de las mafias mineras y las empresas del arco minero.

La mayoría de los soldados rebelados cruzaron la frontera para Brasil, aunque varios fueron detenidos y se encuentran dando detalles de la operación. Un soldado defensor del régimen falleció en el enfrentamiento.

Maduro le hizo un llamado a Bolsonaro a entregar a los soldados sublevados.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta