El futuro quizás no sean los robots, sino los biobots

0
169
BTCClicks.com Banner

Este siglo XXI promete inmensos cambios en todos los aspectos de la vida humana, diríamos que mucho mayores a los que nos presentó el siglo XX.

De hecho, mucho se ha hablado de la robótica, pero poco se ha comentado sobre “máquinas creadas con células” como las que crearon los biólogos Michael Levin y Douglas Blackiston, junto a los especialistas en robótica Josh Bongard y Sam Kriegman.

Financiados por el Departamento de Defensa de EE UU, los científicos crearon algo que ellos llaman una “máquina viviente”, que podría tener una gran cantidad de usos en la medicina de este siglo.

En síntesis, para hacer este biobot, los investigadores unieron células de la rana de uñas africana: las células de su corazón (contráctiles) y las de su piel (más pasivas), con el fin de crear un pequeñísimo organismo que puede ser guíado por los científicos para cumplir ciertas tareas como detectar tumores o promover la regeneración de tejidos internos.

Aunque aún está en fase de pruebas, los primeros intentos exitosos dan pie a un futuro prometedor:

“Una vez que descubramos cómo incitar a las células a construir estructuras específicas, no solo tendremos un impacto enorme en la medicina regenerativa —construyendo partes del cuerpo o induciendo su regeneración—, sino que podremos utilizar estos mismos principios para mejorar la robótica, los sistemas de comunicación y, quizás, las plataformas de inteligencia artificial”, calculó Levin.

Los usos de los biobots irían más allá de la medicina:

“Quizás, en el futuro, se podrían liberar en el océano grandes enjambres de biobots, para que reuniesen los microplásticos en grandes cúmulos que pudiesen ser recogidos por barcos. Al final, como los biobots son 100% biodegradables, se convertirían en alimento para la vida marina”, planteó Bongard, otro de los investigadores.

A diferencia de la robótica, la biobótica es un campo no muy explorado, pero que podría resolver cientos de los problemas actuales del ser humano, sobre todo en su caótica y complicada relación con el medio ambiente.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta