En Alemania la energía eólica no está en su mejor momento

0
190
BTCClicks.com Banner

El destino energético de Alemania se encuentra en una encrucijada. Por una parte el país germano aun mantiene la dependencia del carbón, y por otra el declive de la energía eólica.

El gobierno federal alemán ha reducido drásticamente los subsidios destinados a esta área, afectando en un medio plazo a más de 60.000 personas que en ella laboran.

Esto se ha visto reflejado en la instalación de molinos, los cuales en el año 2019 alcanzaron únicamente 35 unidades, representando 86% menos de los molinos colocados en el año 2018.

En otro orden de ideas, los alemanes ya están empezando a sentir repulsión hacia estos artefactos, dado que su instalación significa que cada localidad debe aportar como mínimo 10.000 euros por cada molino; generando controversias presupuestarias que llegan a alcances legales.

El tema se ha vuelto muy controvertido, puesto que se encuentran posturas como la ecologista que sostiene que dicha forma energética produce mucha contaminación acústica generada por el ruido de las hélices, afectando al mismo tiempo a las aves, sin contar que resta estética a las ciudades. Otra postura que no escapa de esta temática es la política, ya que, el planteamiento energético sigue siendo objeto de discusión porque ha influido decisivamente en las campañas  de los principales partidos políticos que unos apoyan y otros detractan.

Varias críticas y discusiones convergen en este tema y merecen ser tomadas en cuenta. Lo cierto del caso, es que esto marcará el futuro de Alemania y con ella el futuro de la Unión Europea.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta