En menos de un año, más de 4 mil personas asesinadas en Filipinas con la “Campaña Antidrogas” de Rodrigo Duterte

0
379

Más de 4 mil personas, acusadas de vender o consumir estupefacientes, han sido asesinadas en Filipinas luego de iniciada la “Campaña Antidrogas”, promovida por el presidente Rodrigo Duterte en la nación asiática. Así lo señala un trabajo publicado por el New York Times, titulado Cómo sobrevivir a las violentas medidas antidrogas en Filipinas.

Con entrevistas, el trabajo describe la realidad de padres filipinos cuyos hijos están registrados en una lista de consumidores o vendedores creada por el gobierno, y a la que señalan como sentencia de muerte. Mudarse constantemente y dormir en casa de amigos, es una de las estrategias a las que acuden los acusados.

Foto tomada del NYT

“Algunos hombres trepan a los árboles, esperando en las ramas a que pasen las patrullas policiacas. En algunos vecindarios, los jóvenes se esconden adentro de las casas, fuera de vista. Otros han huido de los barrios bajos urbanos, donde ocurren la mayoría de los asesinatos, hacia el campo, acampando en granjas o aldeas. Algunos se refugian en una red de iglesias y casas que ofrecen asilo”.

Calificado como un “sistema de miedo y violencia”, que ha suplantado el Estado de Derecho, la publicación describe como consecuencia una  tensa desconfiada entre quienes habitan los barrios filipinos.

“Las personas que se esconden usualmente son quienes creen que su nombre está en la lista del gobierno de drogadictos. Esta es redactada por funcionaros locales a partir de información recopilada por la policía e informantes; incluye a personas que ya se han rendido ante las autoridades. La lista no es pública y no queda claro cómo alguien es identificado”.

Otro dato que resalta en el trabajo, es la existencia de un grupo de iglesias cuya organización aparentemente funciona en secreto denominada “Rise Up”, ofrece refugio a los que presumen su nombre o han vivido las consecuencias de estar en la lista.

Foto tomada del NYT.

La iglesia Católica de Manila, “ha acogido a más de 30 personas hasta la fecha, dijeron: personas bajo amenazas inmediatas, testigos de la muerte de familiares o personas que han interpuesto demandas a la policía y temen venganza”.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta