Estado Empresario: El sector público ya monopoliza el 80% de la economía venezolana

0
24
BTCClicks.com Banner

Ante el decreto de la ANC, muchos economistas aseguran que el advenimiento de una economía totalmente controlada por el Estado es inminente. Para el 2015, el último año en el cual se dieron cifras oficiales, el PIB del sector público, auspiciado principalmente por PDVSA y las empresas básicas, alcanzaba el 50% de la economía.

No obstante, la rápida desaceleración del sector privado en los últimos años ha llevado a que el sector público siga absorbiendo a la economía venezolana. Según el economista y profesor de la UC, Alberto Rañero, para principios de este año, el Estado abarcaba el 80% de la economía venezolana, incluyendo un total de 4 millones de empleados públicos en un país de 30 millones, lo que representa alto más del 10% de la población.

En comparación, Estados Unidos, con 300 millones de habitantes, tan solo 1% es parte del Estado Federal.

En ese sentido, de completarse la nueva constitución impuesta por Maduro el pasado mes de agosto, Rañero asegura que la economía venezolana pudiera estar controlada por los institutos estatales en un 90% para el 2018, manteniéndose así para garantizar la subsistencia del pequeño comerciante comunal, figura promovida por los consejos comunales.

No obstante, esto sería una ilusión de “economía privada” según Rañero, debido a que la distribución está monopolizada por el Estado desde el 2012.

Recordemos que desde el 2002, Hugo Chávez inició un proceso de expropiaciones de diversas empresas privadas, aunque el presidente fallecido intentó mantener al empresariado privado en buenas condiciones, siempre que no se relacionara ni financiara, como acusaba a importantes hombres de negocios nacionales, a los partidos de oposición.

Al fallecer Chávez, según Rañero, Maduro aceleró el proceso de estatización de la economía, pasando desde el 2014 con un PIB de 42% proveniente del sector público, a un 80% este año, debido no solamente a la expansión del Estado, sino a la huída de miles de comerciantes y empresarios privados, y al cierre de miles de empresas en estos años.

No obstante, este incremento del Estado en su participación dentro de la economía no se ha traducido en producción real. El descenso de la economía nacional fue de 11% el pasado 2016, y el PIB desde el 2014 está cayendo a más del 7% anual, cifra que puede desplomarse al 20% en los próximos dos años.

Esto además se traduce en la escasez más grande que ha atravesado el país desde el período de guerras del siglo XIX.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta