Falleció nuestro estimado Victor, el famoso “Librero de la Ucv”, ícono de la universidad

0
47754
BTCClicks.com Banner

Todos los Ucevistas alguna vez hemos entrado por Plaza Venezuela, y justo antes del gran arco Tamanaco, siempre veíamos a un señor de largos cabellos blancos, quien, aparte de ser el cuidador de la manada de perros que día tras día ronda el área del comedor y la piscina, era sin duda, el librero más conocido de toda la Universidad Central de Venezuela.

Victor, quien a pesar que respondía con las palabras básicas a los transeuntes que le preguntaban por determinado libro, era sin duda un hombre muy conocido en todo el ámbito universitario. Y es que si le llevabas un Café o algo de comer, aparte de alegrarle el día, se abría la oportunidad de una interesante charla de muy diversos temas filosóficos y literarios, y hasta, si tenías suerte, te podía recomendar y regalar un libro de los cientos que tenía en sus mesas improvisadas de cajas y gaveras.

Y es que precisamente, se ganaba la vida vendiendo libros usados, la gran mayoría donados por los mismos estudiantes que le habían agarrado cariño al librero más querido de la universidad, el cual, irónicamente, tenía su pequeño emprendimiento fuera de esta.

Cabe destacar, que por muchos años intentó llevar su negocio hacia dentro de la Universidad, incluso teniendo el apoyo de profesores y alumnos. Sin embargo, por una u otra causa, para muchos excusas, las autoridades nunca permitieron que pudiera crear un pequeño stand, y lo “condenaron” por siempre a vender sus libros frente al Jardín Botánico, a menos de 100 metros de la entrada de la UCV.

Cuando la situación aún estaba, como decimos coloquialmente “más o menos”, Victor se alimentaba medianamente bien con un pase perpetuo “por cariño” que le tenían en el comedor, junto a los regalos que le hacían los estudiantes diariamente, tanto para él, como para sus perros.

Incluso recordamos una vez, durante las protestas de 2014, las cuales tuvieron como escenario la entrada de la universidad, Victor, con grandes esfuerzos, pudo rescatar a los perritos e incluso ayudar a uno que otro estudiante, que estaba siendo afectado por la violenta represión de las fuerzas defensoras del régimen.

Cuando la crisis recrudeció, era menos común ver a Victor en su negocio, el cual, tenía aproximadamente más de una década. Los estudiantes, sin efectivo, poco podían hacer para comprarle alguno de sus libros y así el pudiera continuar con su trabajo como librero de calle.

De hecho, había tomado la decisión, al igual que muchos venezolanos, de irse del país para encontrar fortuna en otros lados, en su caso, España.

Hace algunos días, un conocido me expresó que lo habían encontrado cerca de la UCV, desnutrido y al borde de la muerte. Por lo que algunos estudiantes lo llevaron de emergencia al Clínico, donde le fue detectado un tumor en el hígado que se había expandido a otros órganos y que lamentablemente ya estaba en la etapa de Metástasis.

Este sábado 24 de marzo, en horas de la mañana se difundió su triste fallecimiento. Desde Arepa Digital, medio en el cual varios de sus periodistas hicieron carrera en la UCV, y muchas veces, al igual que gran parte del estudiantado, encontraron buenos libros, incluso algunos pequeños tesoros entre sus cajas y gaveras, solo podemos desear que Victor haya encontrado la paz con la literatura y sus queridos perritos.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta