Francia decidió poner freno a la influencia del Islam en el país, prohibiendo el financiamiento extranjero a mezquitas y organizaciones islámicas

0
431
BTCClicks.com Banner

El presidente francés, Emmanuel Macron, decidió ponerle un freno al avance del Islam en el país, con el fin de “preservar la cohesión nacional”, y obligar a que los ciudadanos musulmanes respeten las leyes francesas para “sentar las bases de trabajo de una completa reorganización del islam en Francia”, deteniendo por ley la financiación extranjera de mezquitas, imanes y organizaciones musulmanas en el país.

Según Macron, el plan, similar en ambición a la Ley del Islam de Austria, tiene el propósito general de asegurar que las leyes francesas prevalezcan sobre la ley islámica para los musulmanes que viven en el país.

En una entrevista publicada el 11 de febrero en el Journal du Dimanche, Macron dijo que el plan, que se está coordinando con el Ministerio del Interior, será anunciado en los próximos seis meses: “Estamos trabajando en la estructuración del islam en Francia y también en cómo explicarlo”, dijo Macron. “Mi objetivo es redescubrir lo que reside en el núcleo del laicismo: la posibilidad de poder creer y también de no creer, con el fin de preservar la cohesión nacional y la posibilidad de tener una conciencia religiosa en libertad”.

Prosiguió: “Nunca le pediré a ningún ciudadano francés que sea moderado en su religión o crea moderadamente en su Dios. No tendría mucho sentido. Pero sí le pediré a todos, constantemente, un respeto absoluto a todas las normas de la República”

 

El plan de Macron también conllevaría la creación de un “imán mayor de Francia”, a semejanza de la posición de “rabino mayor”. Dicha persona tendría “autoridad moral” para representar al islam ante el Estado. Se desconoce aún cómo reconciliaría esa persona las distintas variedades del islam en liza para poder representar a todas.

La segunda prioridad de Macron es “reducir la influencia de los países árabes” que, según sostiene, “impiden al islam francés volver a la modernidad”. Su plan pondría coto a la financiación por parte de gobiernos o entidades extranjeras de lugares de culto musulmán o de la formación de los imanes en Francia. Cientos de mezquitas árabes son financiadas por países del Magreb norafricano y el golfo Pérsico.

El nuevo plan también intentaría arrojar luz sobre los acuerdos financieros de las mezquitas situándolas bajo la jurisdicción de la ley francesa que regula las asociaciones culturales. Las mequitas francesas se adhieren actualmente a una ley que regula las organizaciones sin ánimo de lucro, lo que las permite mantener unas cuentas más opacas.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta