Guyana intenta pescar en río revuelto ante crisis en Venezuela

0
530

Hay que aceptarlo, la República Cooperativa de Guyana ha sido muy hábil en sus acciones diplomáticas, sea porque tengan asesoría de otras potencias o por cualquier razón, han estado adelante en todo lo que refiere a la disputa territorial en los últimos años. Cada vez que Venezuela vive momentos de conflictos internos aprovechan para avanzar en sus pretensiones sobre el Esequibo, una estrategia que demuestra la poca preparación que tiene el gobierno comunista de Venezuela.

La nueva jugada de GeorgeTown es mostrar un rostro amistoso a pesar de las dificultades a través de las declaraciones del vicepresidente y ministro de Relaciones Exteriores, Carl Greenidge en las cuales ofrecen ayuda a Venezuela a pesar de las diferencias existentes. «Guyana, como de costumbre, está dispuesta a ayudar a todos los estados y vecinos de la Comunidad del Caribe —Caricom—cuando sea necesario y cuando lo soliciten», expresó Greenidge y es inevitable preguntarse aquí qué papel jugará la MUD y el PSUV sobre este tema. Indiferencia es lo que se espera.

Sin embargo, conociendo a los actores políticos de ambas coaliciones socialistas que disputan por el poder, no es difícil pensar que son capaces, ambos, de negociar con Guyana nuestro Esequibo para obtener apoyo en lo que respecta a la presente coyuntura. Esa es la aparente intención de Greenidge, atraer a las partes enfrentadas para negociar. Empero hay que pensar qué tanto puede ofrecer la minúscula y casi ficticia República guyanesa, quien busca tener mayor protagonismo e influencia en el futuro, y establecerse como un actor importante en la región.

La estrategia de un país débil es tener aliados poderosos para que le dejen prosperar. Es necesario no dejar de lado este tema de fundamental importancia para Venezuela, a pesar de los enfrentamientos y la posible constituyente. Mientras nuestros poderes juegan al poder, nuestros verdaderos enemigos siguen avanzando.

Entre el Estado Comunal y las declaraciones de Greenidge, el panorama se vuelve cada vez más oscuro y sigue sin dilucidarse una salida a la crisis venezolana.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta