Inteligencia Artificial identifica quienes sufrirán casos más graves de Covid-19

0
139
BTCClicks.com Banner

Maccabi Healthcare es una de las organizaciones sanitarias más importates de Israel que está utilizando la inteligencia artificial (IA) para ayudar a identificar cuáles de las 2,4 millones de personas que cubren, tienen mayor riesgo de sufrir complicaciones graves por COVID-19. 

Este sistema, desarrollado junto con la compañía de inteligencia artificial Medial EarlySign, ha identificado al 2 % de dicho grupo, lo que equivale aproximadamente a 40.000 personas. Después de identificarlas, esas personas se someterán a pruebas de diagnóstico por la vía rápida.

Esta IA es la versión adaptada de un sistema previo entrenado para identificar a las personas con mayor riesgo de complicaciones por la gripe. Para dicho entrenamiento, los investigadores usaron millones de registros de Maccabi recopilados desde hace 27 años. 

Para realizar sus predicciones, el sistema se basa en una variedad de datos médicos, que incluyen la edad, el índice de masa corporal (IMC), enfermedades cardíacas, la diábetes, y antecedentes de ingresos hospitalarios. La IA puede rastrear una gran cantidad de registros y detectar a las personas en riesgo que de otro modo podrían no haber sido identificadas. 

La empresa Maccabi también utiliza la IA como instrumento para determinar el nivel de tratamiento que las personas identificadas podrían requerir si llegan enfermarse, ya sea cuidados en su casa, cuarentena en un hotel o ingreso en un hospital. 

La organización afirma que ya está hablando con los principales proveedores de servicios sanitarios de EEUU que están interesados ​​en usar la IA para hacer lo mismo con sus propios pacientes de alto riesgo. 

Darren Schulte, director de la empresa de Inteligencia Artificial Apixio, adelantó que se desarrolla un software para analizar los datos médicos no estructurados, como las anotaciones de los médicos para salvar la vida de los casos más vulnerables. Esta herramienta también podría usarse para aislar a la población de alto riesgo una vez se suavicen las medidas de confinamiento, quizás alojando a esas personas en viviendas especiales lejos de los miembros de su familia que podrían ser portadores no diagnosticados del virus. 

Pero introducir esa herramienta en otros países no sería tan sencillo. En Estados Unidos y en España, por ejemplo, los registros médicos se almacenan en muchos sistemas diferentes de atención médica. Schulte afirma: “Nuestra capacidad para desarrollar los algoritmos para identificar a las personas de alto riesgo está limitada por la falta de conjuntos de datos. Incluso en la ciudad de Nueva York, pienso que sería un gran desafío crear un único conjunto de datos que reúna la información de los pacientes de los grandes hospitales”. 

El coronavirus podría cambiar esto, cree Schulte y concluye: “Solo necesitamos que los diferentes sistemas de salud otorguen el acceso a los datos sus pacientes”. Algo que, aunque él considera sencillo, podría tener muchas complicaciones políticamente ya que estarían ingresando a  un alto nivel de privacidad de los pacientes.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta