La doctrina Guaidó, el discurso de los incautos

0
128
BTCClicks.com Banner

Varias fueron las espectativas de la toma de la batuta de Juan Guaidó en la oposición venezolana a principios del 2019, algunos sectores solicitaban la aplicación del TIAR, otros solicitaban mayor dureza en las sanciones impuestas por el gobierno de los Estados Unidos, en fin se fueron creando diversos escenarios.

Pero junto a estos escenarios fueron pasando los días, las semanas, los meses y al final el discurso iba perdiendo fuerza y la crisis se iba agudizando, nada se comparaba a las marchas del 23 de enero del 2019, calles y avenidas repleta exigiendo un cambio en la administración del país, pero así mismo los que nunca apoyamos a Guaidó por diversas razones tanto jurídicas como políticas, sabíamos lo que iba a pasar, sabíamos que no era un discurso de cambio, sino mera retórica política, ejemplo de ello al ver una Carla Angola (Tarifada por cierto) decir que el 23 de Enero los marines estaban rumbo a Venezuela, fue cuando los mejores showseros de la política acudieron a los malecones a su espera, ¿Estupidez o mucha ingenuidad?.

El ciudadano se decepcionó, pero a la oposición ver ese retroceso en las encuestas acude con otro llamado, el 23 de Febrero, esta vez no llenó las expectativas del ciudadano venezolano, el ciudadano sentía que otra vez se burlaron de él, que era más de lo mismo, pero ¿Como no pensarlo? No había propuestas, un plan país lleno de medidas socialistas, una oposición dividida, escándalos de corrupción de la ayuda humanitaria, escándalos de prostitución en Colombia, divisiones dentro de los partidos, políticos con falta de dirigencia, diputados que no legislan, sino utilizan el parlamento como comando de campaña, ¿Como no sentirse decepcionado?.

Combatieron populismo con más populismo, pero bueno, al final es una política entre socialistas, Guaidó necesitaba seguir manteniendo la esperanza en el ciudadano y por ello decidieron tomar el distribuidor Altamira aquel Abril, pero parecía un teatro, pues no dieron mensaje alguno de contundencia, era una operación para la liberación del líder de la tolta naraja, el ciudadano esperaba que esa madrugada sus males acabaran, pero tampoco fue así, seguimos con hacer política con la desgracia ajena.
Pero mientras la oposición creaba más “Estrategias” al ver si quedaba alguien que las comprara, el régimen avanzaba, la oposición aún no entiende que cuando fracasan, el régimen se compacta, pues no quieren dejar el poder.

Algo que nos sorprendió fueron las declaraciones del presidente de los Estados Unidos Donald Trump a un medio norteamericano, donde decía que no estaba muy seguro del apoyo a Juan Guaidó, esto de inmediato encendido las alarmas y horas más tardes tuvo que hacer una aclaratoria y reiterar su apoyo al parlamentario.

Otra de la doctrina Guaidó fue hace poco con el nombramiento del nuevo Consejo Nacional Electoral, donde decían que no lo reconocían y que ellos (el parlamento o lo que queda) iban a continuar su vigencia, si, se van a convertir en lo que han criticado, van a usurpar funciones públicas.
Los jóvenes seguimos negados en aceptar líderes que buscan posicionarse, sin discurso, sin carisma, sin más que su mera retórica, pues los jóvenes nos negamos a esperar una ayuda que nunca llegara.

¿Que vamos a esperar? Llegar a viejos y sentarnos en el malecón como los viejos cubanos y ver el horizonte esperando que lleguen los marines como en el 59 se los prometieron a ellos y llevan más de 60 años esperando. Me niego a esperar y creer en un discurso vacío.

Eduardo Caballero 
Director para los DDHH del Centro Thatcher capítulo Venezuela 
CEO Global Legal Asesores

@EduardoC_Vzla

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta