La migración venezolana cambiará para siempre a las sociedades que nos abrieron las puertas

0
196
BTCClicks.com Banner

3, 4, 5 millones de venezolanos. Distintas organizaciones han intentado contabilizar la migración venezolana. La ONU la calcula en 3,5 millones, otros van más para arriba. Algunos estiman que para el 2020, 8 millones de venezolanos podrían estar regados por el mundo, básicamente 1/4 de la población total de nuestro país.

A algunos les ha ido de maravillas, otros la han tenido bastante difícil. La mayoría se va por necesidad, otros por seguir a sus familiares y amigos. Una importante cantidad, a pesar de que aún están cómodos en Venezuela, deciden irse “por si acaso” la situación empeora. 3,5 millones de casos individuales, 3,5 millones de rostros que dan forma a la mayor migración de las últimas décadas en nuestro continente.

Las causas ya todos los sabemos. En este artículo no hablaremos de ellas, sino del impacto que está teniendo en el resto del continente. Los venezolanos estamos cambiando la composición social, económica, cultural, e incluso étnica de nuestros vecinos, sobre todo de aquellos países que por su cercanía han recibido la mayor parte de esta migración.

Colombia, Perú, Brasil, Ecuador, Chile. Si bien es cierto que un pequeño porcentaje ha llevado la típica viveza criolla, tan nefasta para nuestra imagen, la gran mayoría ha llevado ideas, fé, ilusión de un futuro mejor, trabajo, capital, mano de obra, e incluso la alegría que nos caracteriza.

Tanta es la influencia venezolana, que la Arepa ya está siendo adoptada por esos países como un desayuno típico, y eso que ese proceso de influencia de nuestro gentilicio, dentro de esas sociedades, apenas empieza.

En unos 20 años ya serán mayores los primeros hijos de venezolanos que nazcan en esos países. Ya serán parte íntegra de esas sociedades. Reconociendo esto, los nacionales de esos países ya se están adaptando a esa nueva realidad.

Un ejemplo de esto es como la ONG colombiana “Movimiento Derecho a No Obedecer” homenajeó a la migración venezolana en Medellín, realizando un mural con más de 200 fotografías de rostros de los venezolanos que ya están aportando sus talentos y trabajo a la dinámica de Colombia.

Mural de Medellín en homenaje a los migrantes venezolanos

“Cada uno de ellos tiene una historia diferente y lo que queremos hacer con esto es sensibilizar a la ciudadanía, de aceptar a nuestros hermanos venezolanos, de entender que tuvieron que migrar no porque quisieron sino porque tuvieron”, dijo a la AFP Alejandro Daly, coordinador del proyecto “Rostros de la migración” en Bogotá.

Esta acción fue realizada debido a que este 18 de diciembre se conmemora el Día Internacional del Migrante.

Y es que a pesar de los naturales casos de xenofobia, buena parte de los ciudadanos de Colombia y de otros países comprenden que muchas familias venezolanas han sido separadas, y como hermanos latinoamericanos la cooperación debe ser mútua. Recordemos que en el pasado, de Colombia también emigraron millones de personas.

El objetivo es que los transeúntes sepan “que en esta Navidad, a diferencia de muchas otras personas, (los venezolanos) están lejos de su casa”, añadió Daly.

Inevitablemente, la presencia de millones de venezolanos cambiará de una u otra manera a esas sociedades, y ya lo está haciendo. Sin embargo, lo mejor que podemos hacer es dar las gracias a esas naciones que le han dado a millones un nuevo futuro y alimentarlas de nuestra cultura, permitiendo que su cultura también alimente a la nuestra.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta