La polémica de la Impresión de armas en 3D ¿Defensa personal asegurada o un peligro público?

0
149
BTCClicks.com Banner

La fabricación de armas en impresoras 3D es el tema del momento en los Estados Unidos. Y es que gracias al gran salto tecnológico que está representando las impresoras 3D, cualquier ciudadano que posea una máquina de estas, el plástico adecuado, y los diseños, podría fabricarse un arma plenamente funcional lo que sin duda no solamente afectará al mercado armamentístico, sino que la capacidad de fabricar armas podría caer en manos equivocadas.

Y es que a pesar que los planos para fabricar armamento en este tipo de impresoras se encuentran en la deep-web desde hace meses, aún no estaban disponibles para el público masivo. Además, esta idea ha encontrado bastante resistencia en buena parte de la sociedad estadounidense, básicamente debido a lo peligroso que pudiese ser que cualquiera se pudiera crear su propia arma de fuego, sin contar que ya de por si existe bastante permisividad para cualquier ciudadano al momento de comprar armamento, no solamente pequeñas pistolas, sino incluso rifles de asalto, y otras consideradas armas de guerra.

“El Gobierno federal había autorizado en junio al grupo Defense Distributed, el pionero de esta tecnología, a difundir sus planos digitales a partir del 1 de agosto. Previamente, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se había mostrado escéptico sobre la liberalización de la venta de estos planos digitales. “Estoy investigando este caso de armas de plástico 3D vendidas al gran público”, escribió Trump en Twitter”.

Sin embargo, esta semana, el Juez de Seattle Robert Lasnik, echó para atrás el acuerdo del Gobierno Federal, siendo respaldado por 8 fiscales de distintos estados de EE.UU.

Obviamente, los defensores de este planteamiento no se quedarán tranquilos. Uno de los contras más sonados es que estas armas, al estar hechas de plástico, son indetectables por los detectores de metales, siendo un peligro que podría causar atentados terroristas en aeropuertos, edificios gubernamentales, y espectáculos públicos.

Asimismo, al poder ser impresos, tampoco tendrían número de serie, por lo que serían irrastreables.

“Es una locura dar a los delincuentes las herramientas para imprimir en 3D armas que son imposibles de rastrear y que no se pueden detectar, con solo apretar un botón”, dijo la fiscal del estado de Nueva York, Barbara Underwood.

“Una veintena de fiscales estatales también escribieron al Fiscal General de Estados Unidos, Jeff Sessions, y al secretario de Estado, Mike Pompeo, para denunciar el acuerdo entre el gobierno y Defense Distributed. Es un acuerdo “profundamente peligroso que podría tener un impacto sin precedentes en la seguridad pública”, indicó AFP.

Incluso, varios fabricantes de armas también se han mostrado en contra, al ver en las armas hechas en impresoras 3D, una seria competencia.

No obstante, Cody Wilson, líder de Defense Distributed, y férreo defensor de esta idea, ha argumentado que la distribución de los planos para imprimir armas es un gran paso para el derecho de los ciudadanos estadounidenses de estar armados, y así estos puedan estar preparados para defenderse de asesinos y terroristas.

Las armas fabricadas en impresoras 3D, aún presentan muchas fallas. La mayoría se desarman solas luego de unos cuantos tiros, e incluso algunas ni siquiera pueden disparar. No obstante, los diseños también han avanzado, teniendo más fiablidad.

Recordemos que las Impresoras 3D son una de las tecnologías más disruptivas de los últimos tiempos. La tecnología consiste en que estas máquinas superponen de manera tridimensional capa tras capa de distintos materiales, en su mayoría plástico, aunque también hay impresoras que usan metales como materia prima, para construir los objetos programados en el software de la impresora.

Desde cualquier objeto de plástico, hasta casas, órganos, repuestos, comida, y también armas, las posibilidades de creación con las impresoras 3D parecen ilimitadas.

Y además, esta tecnología se abarata cada vez más. Es el momento de prender el debate. ¿Están de acuerdo con que se libere a toda la humanidad los planos para imprimir armas en 3D, o por el contrario, el monopolio de la fabricación de armas, y por lo tanto, su regulación, debe mantenerse?

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta