Las FARC disfrazan su pasado de asesinatos, secuestros y narcotráfico con una rosa

0
310

Arepa Digital no se hace responsable de las opiniones emitidas por los articulistas de esta sección.

Por: Luis Paretti.

La guerrilla comunista colombiana FARC, la cual desplazó a millones de colombianos, y asesinó o secuestró a otros miles durante 50 años de terror en Colombia, y organización que ahora pretende tomar el poder e implantar el comunismo por la vía electoral, reveló el logo que usarán en esta etapa, reemplazando el fusil por la rosa socialdemócrata, con lo que pretenden que sus víctimas se olviden del pasado de esta organización, pero con la estrella comunista en el centro.

“Puede ser que para algunos este nombre arrastre una carga negativa, pero también representa nuestro pasado revolucionario, que no se va a desdibujar. Vamos a continuar el conflicto, pero ahora desde la política y la legalidad”, expresó el guerrillero marxista y uno de los comandantes del grupo Iván Márquez, al momento de revelar el logo.

La rosa ha sido el símbolo internacional para todos aquellos partidos y organizaciones que aunque sean marxistas, no comparten los métodos del comunismo ortodoxo, y prefieren llevar el socialismo por la vía electoral, lo que les ha dado la labor de auto-calificarse como socialdemócratas.

Para suavizar su imagen, las FARC adoptaron esta famosa rosa. Sin embargo, y como el mismo Márquez expresó, no olvidan sus orígenes radicales. ¿deberán hacer los colombianos lo mismo?

Se debe destacar que la ahora “Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común”, nombre del partido que forma las mismas siglas de su antiguo nombre, pretende participar en las próximas elecciones presidenciales colombianas, a efectuarse en el 2018. Además, gracias a los acuerdos de paz, ya tienen varios curules asegurados en el parlamento colombiano.

Las FARC entraron en la legalidad política luego de que desde hace cinco años iniciara un proceso de “pacificación” que le dio la oportunidad a los guerrilleros comunistas de salir impunes de su vida de crímenes y atentados, y aspirar a cargos de elección popular. Proceso que culminó a mediados de este año con la firma de la paz entre el presidente Santos y los guerrilleros en la Habana, bajo la mirada de Raúl Castro.

Para buena parte de los colombianos, esto representó una burla a las millones de víctimas de la guerrilla durante sus 50 años de existencia.

Los analistas políticos indican que la legalización de la guerrilla es un triunfo para el Foro de Sao Paulo, organización de partidos de izquierda liderados por Fidel Castro, que tenía la intención desde los años 90 de llevar al poder a organizaciones de esa tendencia en hispanoamerica.

¡Pero que nos los engañen! El comunismo sigue siendo comunismo, aunque se disfrace de rosa. En Venezuela, la socialdemocracia le abrió las puertas a Chávez y Maduro. Santos está haciendo lo mismo…

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta