¿Los Barrios de Caracas soportarían un terremoto de grandes proporciones? ¿Paranoia o tragedia anunciada?

0
1856

En Venezuela tenemos una gran falla geológica que atraviesa el país pasando por muchas de nuestras grandes ciudades, en occidente la falla de Boconó, por el centro la falla de San Sebastián, y en Oriente es la falla del Pilar. Un fuerte agravante en caso de sismos son las viviendas improvisadas que llenan las principales ciudades del norte de Venezuela, incluyendo Caracas, ciudad en la cual viven al menos 2 millones de personas en estas barriadas quienes se encuentran en grave peligro.

Según los expertos, un terremoto de 7 grados en la Escala de Richter, podría generar una grave catástrofe en la Capital.

Las barriadas están creciendo en forma de edificios, por no tener espacio para construir a los lados y este tipo de construcción representa un alto riesgo ya que sus asentamientos no son correctamente construidos, siendo las barriadas, lugares de difícil acceso.

El desarrollo de planes eficientes sobre reordenamiento demográfico, hacen falta para hacer frente a esta vulnerabilidad venezolana, planes que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos y estimulen el desarrollo del país, como lo fueron aquellos que promovían la desranchificación en la década de los 50, los cuales no fueron continuados posteriormente, sino que se promovió por el contrario, la construcción de las barriadas y su acondicionamiento por parte del Estado.

Las viviendas improvisadas

La forma en la que se construyen las casas en las barriadas puede variar, dependiendo de los recursos que se dispongan. Pueden incluir techos de zinc así como pared de cemento, frisadas y pintadas. Uno de los aspectos que genera preocupación al momento de un evento sismológico, son las columnas, las cuales llevan un proceso de estudio de suelos y excavación para colocarlas en un punto estable.

El resultado de que no se realice un estudio de suelos es que la casa se coloca sobre el suelo inestable, lo que generaría que, en caso de un terremoto, la estructura se mueva completa, sin cuartarse o caerse.  Sobre el espacio que existe entre una construcción y otra, es muy pequeño, por ende, al desplazarse una casa, puede llevarse a las otras consigo.

Relacionado con el tema de construir varios pisos sobre este tipo de viviendas, es una consecuencia al alto número de habitantes por hogar. Casi todas estas viviendas son multifamiliares y surge la necesidad de privacidad y de propio espacio que permita vivir como un ser humano digno, en la medida de las posibilidades.   Pudiendo haber habitaciones en bloque y otras en zinc.

Algunas de las precauciones que deberían tomarse en todos los hogares de Caracas es que se deben identificar las zonas más seguras en una estructura como vigas, mesas de madera, columnas principales o refugiarse en el baño, el cual posee el paso de tuberías de aguas negras, de lavamanos y de la ducha, lo que aumenta la resistencia en las paredes.

Sin embargo, el refugiarse en el baño de una vivienda improvisada no es posible, en las estructuras populares construyen el baño en otro lugar, fuera de la casa, o sus baños no poseen las tuberías que refuerzan las paredes.

Los barrios en casos de emergencia son todo un reto, ya que no todas las zonas permiten acceso vehicular o por helicóptero, por lo que se llega a un punto en el que deben caminar con todos los equipos de rescate a la zona del problema.

La ignorancia es nuestro primer enemigo

La concientización de la población en los barrios es la clave para minimizar los efectos catastróficos del terremoto. Sin embargo, los problemas que se viven diariamente como falta de agua, aseo (imaginen si un camión de basura, de tamaño normal, puede subir y desplazarse por todo el barrio) y falta de luz en algunos casos, hacen que no se tome como posibilidad cercana un terremoto, aun cuando algunos saben que Caracas es zona sísmica.  

Por su parte, los que deberían representar la orientación técnica al gobierno, como lo es FUNVISIS, publican un manual por fascículos que busca enseñar a construir “casas seguras” en las zonas populares, cuándo lo que hay que promover es no construir en zonas riesgosas en vez de enseñar con un manual a construir una estructura que puede colapsar en un terremoto.

Las estructuras que se encuentran en las barriadas son altamente riesgosas para ellos mismos y sus zonas allegadas, en caso de terremoto, ya que su forma de construcción traería como consecuencia que la estructura se viniese abajo completamente, llevando consigo todo lo que tenga al frente y colocando a sus habitantes en riesgo.

El nivel de desarrollo con el que crecen los barrios cada día es una de las cosas que ha llevado a las familias a construir pisos sobre sus hogares.

El hacinamiento en el que se puede vivir genera un peligro para toda la comunidad. Los organismos del estado deben actuar de manera inmediata antes de una catástrofe.

También se debe buscar concientizar a los habitantes de los barrios para promover la precaución en caso de un terremoto, el cual parece estar más cerca de lo que se cree. El tiempo en el que vendrá un sismo es impredecible pero sabemos que mientras más lejos se ubique la fecha del último movimiento telúrico, más cerca está la fecha del próximo sismo.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta