#Opinión | Empatía y Responsabilidad, elementos claves para recuperar a Venezuela

0
192
BTCClicks.com Banner

Por: Joshua T. Céspedes | Politólogo y Director de ES Leander

Si algo ha fallado en el liderazgo opositor, para articular una estrategia efectiva que permita derrocar a la tiranía en Venezuela, ha sido la falta de empatía con el ciudadano de a pie.

Desde hace un tiempo ya y consecuencia de la degeneración de las instituciones en Venezuela, los partidos políticos y buena parte de la dirigencia de oposición han perdido el norte de su función como servidores públicos. La censura y la persecución en general por parte de la tiranía, han rendido sus frutos en romper la credibilidad de los actores políticos y en consecuencia la legitimidad de representación de estas figuras frente a la ciudadanía venezolana; sin tomar en cuenta los reiterados escándalos de corrupción en los que muchos de estos líderes han dejado en evidencia su colaboración con la tiranía

Todo ello en un escenario surreal, plagado de hambre y miseria, coronándonos hoy como el país más pobre de la región. Una cárcel a cielo abierto, como me comentaba en una ocasión un amigo, en la que se ahoga día a día las esperanzas del venezolano.

Este dantesco panorama dificulta el trabajo honrado de cualquier liderazgo político, ha reducido considerablemente cualquier margen de acción, pero no por ello, se excusa pasar por encima del reclamo ciudadano. Resulta hasta inaudito tener que recordar a estas alturas que todo aquel funcionario o ciudadano con vocación pública, debe servir a Venezuela, no servirse de esta.

Empatía y responsabilidad política es lo que demanda hoy Venezuela, la primera, para que el liderazgo comprenda la urgencia del drama humanitario y la segunda, para que sea consecuente con sus planteamientos.

Ante la falta de medios o instituciones intermedias, consecuencia del secuestro por parte de la tiranía, hoy más que nunca debemos escucharnos, salir a la calle, caminar al lado del ciudadano de a pie, hacer eco de sus reclamos y propuestas, pues de lo contrario quedará en papel y una bonita consigna cualquier estrategia o plan de acción.

No hay más elementos que agregar a la ecuación, ni sillas en la mesas de negociación, ni máquinas en centros electorales y mucho menos soluciones mágicas para remediar esta lamentable situación, todo pasa por recuperar la confianza del ciudadano, cuya determinación y entrega por Venezuela ha sido la mejor aliada por años en esta lucha. Así que ajustemos las velas y seamos consecuentes con la realidad.

Frente a un tirano que nos quiere sumisos, no hay otra opción que la desobediencia.

Sígueme

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta