#Opinión |Twitterzuela, una realidad hecha a la medida del tirano

0
203
BTCClicks.com Banner

Por: Joshua T. Céspedes | Director de ES Leander

Tal parece que el mundo digital, pasó de ser un espacio de información abierta a una burbuja cada vez más distorsionada de la realidad. Una tendencia que lejos de acabar, incrementa con la segmentación constante del contenido, para complacer a una audiencia cada más caprichosa y selectiva.

Venezuela, no escapa de ello; consecuencia de la inclemente censura y persecución, la voz de la oposición política venezolana se vio en la necesidad de emigrar a nuevos canales de comunicación “fuera del alcance” de la tiranía oficialista, quién no conforme con apoderarse de los medios tradiciones: radio, prensa y televisión, procura destruir todo espacio de disidencia en nombre de la “revolución”.

Todo ello, enmarcado en un contexto que demanda una atropellada transformación digital de nuestras sociedades.

Sumada a la ambición del chavismo por hacerse de una hegemonía comunicacional, la sociedad venezolana adoptó el mismo patrón de comportamiento, la famosa “cultura de la cancelación”. Un patrón de consumo que invita a bloquear información que no sea de nuestro agrado, al tiempo que refuerza el algoritmo a segmentar contenido acorde a nuestro gusto. Una práctica bastante nociva para la cultura democrática. Cabe acotar, que todo ello lo realiza con la ayuda de sus aliados estratégicos: Cuba, Rusia y China, expertos en controlar casi a la perfección cualquier tipo de disidencia.

Fueron estas y muchas razones más las que dieron paso hoy a este submundo llamado “Twitterzuela”, en la que cohabitan un aproximado de más de 6,4 millones de usuarios; una muestra bastante representativa, si lográramos dejar de lado infinita cantidad de bots (cuentas fantasmas, impersonales) dedicados a distorsionar, la “realidad” política venezolana, al tiempo que entorpecen la comunicación efectiva entre el liderazgo opositor y la ciudadanía.

Las redes sociales en Venezuela, son perfectamente dibujadas por la tiranía, diseñadas para distorsionar el escenario político nacional.    De allí, la necesidad de volver a las calles, no solo como una medida de presión, sino para recuperar lo más elemental de la política: la comunicación con el ciudadano de a pie, escuchar para servir y trabajar para construir una mejor Venezuela.

Sígueme

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta