Peligroso aumento de los Salafistas (Islamistas radicales) en Alemania pone el alerta a las autoridades

0
209
BTCClicks.com Banner

El número de musulmanes en Alemania se estima en un aproximado de cinco millones según el Pew Research Institute. Dentro de la comunidad musulmana existen múltiples ramas, no obstante, las autoridades en este país centro-europeo están cada vez más en alerta debido a que recientemente, la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (Bundesamft für Verfassungsschutz o BfV), contabilizó un importante incremento de musulmanes radicales en el país que llega a los 25 mil, de los cuales, buena parte se considera de la rama “Salafista”.

El Salafismo plantea que se debe volver a los planteamientos del Islam original, denunciando que a lo largo de los siglos, el Islam ha tenido muchas “desviaciones”. En este sentido, los Salafistas son de una corriente ultra-conservadora del Islam, que a nivel político está muy cercana al Yihadismo, es decir, al terrorismo islámico.

De hecho, la misma BFV reconoce que en Alemania hay 2000 salafistas que representan una amenaza inmediata de terrorismo, algunos de ellos fuertemente vigilados por la inteligencia alemana.

El informe de la BfV dice: “Los salafistas se consideran a sí mismos defensores de un islam original, no adulterado. Modelan su práctica religiosa y su estilo de vida exclusivamente según los principios del Corán, el profeta Mahoma y las tres primeras generaciones de musulmanes, los llamados ‘piadosos antepasados’ (Al-Salaf al-Sali, en árabe). En consecuencia, los salafistas quieren establecer una ‘teocracia’ según su interpretación de las reglas de la sharia, en la que el orden liberal democrático deja de tener vigencia”.

Los salafistas políticos y los salafistas yihadistas comparten la misma ideología básica. Difieren principalmente en los medios por los cuales quieren alcanzar su objetivo, la “teocracia salafista”. Los salafistas políticos diseminan su ideología islamista mediante una intensa actividad propagandística —a la que llaman “trabajo misionero” (Dawa)— para transformar la sociedad, mediante un proceso a largo plazo, según las normas salafistas.

De hecho, agrupaciones salafistas ya han adelantado algunos proyectos al parlamento alemán, para que se acepte el uso de la sharia dentro de sus comunidades, proyectos que al menos hasta ahora, no han procedido.

No obstante, en los últimos años se ha dado una gran apertura al Islam en Alemania, en conjunto con campañas de tolerancia promovidas por el mismo gobierno de Ángela Merkel, el cual, gracias a su política de puertas abiertas de los últimos 5 años, permitió que muchos refugiados musulmanes entraran al país bajo pocos controles.

Cabe destacar que las comunidades salafistas están aprovechando la ola migratoria para fanatizar a muchos musulmanes refugiados que en un principio se consideraban “moderados”.

“Bajo la apariencia de la ayuda humanitaria, los islamistas consiguen radicalizar a los migrantes. En el pasado, los salafistas en particular intentaban llegar a los migrantes. Visitaban los centros de refugiados con este propósito y les ofrecían ayuda. Su objetivo no eran sólo los migrantes adultos, también los adolescentes sin acompañante que, debido a sus circunstancias y su edad, son particularmente susceptibles a las actividades misioneras salafistas”.

Esto ha generado que esta rama del Islam ultra conservadora sea la de mayor crecimiento en Alemania, con los correspondientes peligros que esto representa. Sobre todo porque del Salafismo al Yihadismo, es decir, a la búsqueda de la imposición del Islam por métodos violentos, hay tan solo un paso.

Junto al Salafismo, la BFV indicó que también han contabilizado al menos mil miembros de los Hermanos Musulmanes, y mil más de Hezbolá, junto al menos 320 terroristas de Hamas, lo que ha hecho que para muchos, Alemania sea una bomba de tiempo.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta