Presupuestar tu viaje: tres pasos para conseguirlo

0
275
BTCClicks.com Banner

“Encuentra lo que te gusta hacer, y hazlo. Nunca tendrás éxito hasta que tengas un plan, y la disciplina y determinación de seguir con ese plan.” Julius Williams

La tecnología nos ha cambiado la forma de expresarnos, de comunicarnos y también, la forma de contar experiencias. Hoy en día, queremos descubrir, queremos conocer, queremos vivir experiencias nuevas, bien sea para llenar el Instagram de fotos o para aprovechar la oportunidad de poder movernos. Sin embargo, tenemos principalmente dos factores en contra para poder lograr ese deseado viajar frecuente: el tiempo y el dinero. En este artículo te explico tres opciones para lograr viajar más seguido o cumplir tus objetivos de viaje.

La ventaja con la que contamos hoy en día es que internet se ha convertido en nuestro gran aliado a la hora de viajar ya que nosotros somos nuestro agente de viajes. Tenemos la posibilidad de hacer todo nosotros solos: a través de nuestro teléfono podemos buscar las mejores tarifas de vuelos, podemos contratar un automóvil, podemos usar el GPS para ubicarnos perfectamente y encontrar los lugares que queremos visitar, podemos ver recomendaciones y ofertas, y aunque al inicio sea un poco estresante, al aprender a usar varias herramientas verás todas las ventajas.

Lo primordial es tener claro que para lograr cualquier objetivo de viaje es esencial la planificación económica. ¿Ya tienes un fondo de ahorro destinado solo a los viajes? ¿cuánto puedes destinar mensual a ello? Si gastas ya lo suficiente en tu día a día, va a ser complicado apartar un dinero para este tipo de metas.

La disciplina en esto es fundamental, el ahorro es un hábito y lo practicamos todos los días. Podemos ahorrar un porcentaje mensual y luego ajustar el viaje a ese monto o como segunda opción, también podemos planificar un viaje, establecer un presupuesto y ahorrar con ese monto claro. No es lo mismo ahorrar para “viajar” que ahorrar para el viaje a París del mes de junio que necesito este monto en específico. Tener metas claras también ayudará a lograrlo.

Para realizar un presupuesto de viajes tenemos que tener en cuenta varios elementos, por ejemplo: el desplazamiento al destino (avión, tren, automóvil), la estadía (hotel, Airbnb, casa de amigos), transporte dentro del destino (traslados de aeropuerto, buses, taxis); comidas (evaluar si el desayuno está incluido en nuestra estadía, cuánto puedo gastar en comidas: yo estimo unos 30 o 40€ diarios, aunque depende del destino, hay que planificar esto); también las actividades en el sitio (visitas a museos, monumentos, paseos, tours, entradas en general a las atracciones); por último, también todo el dinero “extra” del que puedo disponer para comprar recuerdos, regalos, alguna cosa que quiera comprar para llevar a casa, esto no es “lo que me sobre” es mejor contemplar también esto en ese momento. Tampoco olvidemos nuestro fondo de emergencia por si algo llegara a suceder, procuremos no viajar sin este dinero por si el hotel no es bueno o hubo un problema con nuestro equipaje, cualquier cosa puede pasar.

Dicho esto, la primera opción para viajar más seguido es decidir un destino y empezar a planificar. Cuando le damos forma a nuestros sueños los cumplimos. Desear no es suficiente. Hacemos una exploración de precios, de fechas más económicas, de horarios, de los gastos que se tendrían en el destino: transporte, comidas, paseos, etc., y si nos lo podemos permitir con una investigación rápida, vamos por ello.

Se hace un estimado de presupuesto y empezamos a ahorrar en función de ese presupuesto. Ejemplo: el viaje a Roma por un fin de semana serían unos 400€ en total, eso lo puedo ahorrar en cuatro meses. Y listo, en el momento en que nos decidimos empezamos a buscar tours, horarios, mejores opciones de estadía, etc. El monto final puede variar, por ejemplo, a unos 380 o 450€, pero no muy alejado de nuestro primer monto establecido.

La segunda opción de viaje se ajusta más a viajes de fin de semana o viajes rápidos, que es: aprovechar ofertas. Con frecuencia las líneas aéreas, airbnbs, hoteles resort o con todo incluido, páginas web de ofertas, entre otros, promocionan destinos u hoteles para ciertas fechas específicas (de martes a jueves, o fines de semana de temporada baja) que se pueden aprovechar muy bien para conocer lugares nuevos. En esta opción no escogemos el destino, sino que lo seleccionamos de las ofertas disponibles.

Puede ser que tu sueño no sea conocer Milán, pero hay un vuelo en oferta de 40€ ida y vuelta de viernes a domingo y ¿por qué no? es un destino que no estaba en tu lista, pero ahora que lo ves, resulta atractivo. Ahora solo buscamos la estadía y cuánto podríamos gastar allá. Esta opción también vale si tienes un lugar en mente, pero tiende a ser costoso y de repente ves una oferta y obviamente la quieres aprovechar.

Es cuestión de activar las notificaciones y estar abiertos a nuevas aventuras. Para esta opción es más recomendable un dinero ya disponible, es decir, en la primera opción se escoge primero el sitio y luego apartamos el dinero, con esta opción ya tengo el dinero y en función de ese presupuesto escojo el destino.

La tercera opción está alineada al “viajar más seguido y con bajo presupuesto” que es el turismo de proximidad. Para hacer un viaje inolvidable no es necesario muchísimo dinero, montarse en un avión o estar fuera dos semanas, también podemos vivir experiencias sin ir tan lejos de casa.

Entre sus beneficios está que ahorras todo el tiempo y dinero de desplazamiento o preparación de equipaje y alojamiento porque es un destino cercano y puedes aprovechar más tiempo en el destino. Comer en un pueblo suele ser más económico que en una ciudad grande, y de esta forma también estimulas la economía local. Otro de ellos es que conectas con tu entorno, descubres rincones nuevos, cada pueblo tiene su encanto y podrás sorprenderte. Cuidas el medio ambiente al no usar aviones, ferris o manejar por tantas horas y, por último, es una escapada perfecta bien sea romántica o familiar, puede ser de un solo día por lo que el factor tiempo no sería un enemigo y es un regalo muy especial.

De forma personal me gusta planificar un destino al año que sea nuevo, que sea especial y que en verdad quiera conocer, de resto, aprovecho las ofertas y destinos inesperados, pero bienvenidos. El turismo de proximidad es muy especial si tienes automóvil o si vives en un sitio donde con transporte público puedas hacerlo. De cualquier forma, la planificación y determinación son claves para lograr todas nuestras metas, incluidas las de viajes.

Cada opción tiene su particularidad y toque especial y las tres se pueden aplicar para viajar solo, en pareja, con amigos o familiares. La cuestión es querer hacerlo, tener la disciplina de ahorrar ese dinero y disfrutar. Tampoco la idea es viajar y volver a casa con deudas o el mes descuadrado. Con tantas cosas que hemos pasado este año, los invito a vivir y disfrutar.

Por: Carla Torreiro Rondón
Licenciada en Idiomas Modernos, Docente y Traductora. Investigadora de las criptomonedas, la tecnología blockchain y las finanzas personales.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta