Resentimiento y Frustración

0
177
BTCClicks.com Banner

“Los espíritus superiores difunden paz y bienestar, los espiritus vulgares, no tienen destino”

Venezuela es una gran dilapidadora de recursos y hombres. Con una indiferencia pasmosa ha liquidado recursos del tesoro y desechado a sus profesionales valiosos; contrario a la incapacidad disfrazada de liderazgo social. Un descalabro como cultura, como entidad política-económica y un retroceso social, que costará recuperar. Por eso debe evitarse que el pasado político tome las riendas.

Una izquierda inmoral, postrada a los pies del caudillaje militar, no es sino el producto de la frustración entre la nostalgia revolucionaria y la codicia, no es el socialismo original, compatible con la idolatría de hombres; además, el atropello y el racionamiento son esquemas del comunismo primitivo. Somos “patriotas y libres”, con esta frase se dan la mano la ironía y la ambición.

Siempre, se ha utilizado el resentimiento social para atacar el sistema democrático, sin saber que esta es una conducta individual. El resentido social es contumaz, es decir persiste en el error, la mayoría de las veces se siente incapaz, es irresoluto y ambicioso; él es de conducta hipócrita y siempre está rodeado de acomplejados, ambiguos y de otras formas de personalidades problemáticas.

Un Ministro Revolucionario de Agricultura, dijo que un médico tenía que ganar igual que un agricultor y uno de Educación afirmó que no se podía educar mucho al pueblo porque se convertía en un burgués. Ejemplos claros y contundentes del significado de este artículo y del daño que estas personas producen al detentar el poder, cuanto más grave, si es el poder de las armas.

La política Latinoamericana está llena de ilusiones, de dádivas, de complejos. Permanece sumida en el sopor de la retórica que no cesa de encantar a esas masas, que ya no son tan ignorantes como aprovechadoras. Un viejo dicho romano decía “Que no había peores tiranos que los esclavos, ni hombres más soberbios que los salidos de la nada”. La semejanza actual, no es mera coincidencia.

ADHUC STANTES

Cesar Guillén

Fedepetrol-Carabobo

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta