Ricardo Rosselló apunta a la estadidad de Puerto Rico

0
340

123 mil millones de dólares, es el monto de la deuda fiscal que enfrenta Puerto Rico. En consecuencia, la estadidad de la región pretende hacerse posible y convertir oficialmente a la isla, en el estado N° 51 de los Estados Unidos.

La medida fue bandera política del Partido Nuevo Progresista (PNP), en las elecciones de noviembre 2016 que en el escrutinio dejaron a su representante Ricardo Rosselló como Gobernador. Y quien ahora con la deuda, refuerza la iniciativa al Congreso de Puerto Rico, afirmando que esa Nación se encuentra por fin lista para ello.

En respuesta a este planteamiento, congresistas de la Nación como Luis Gutiérrez, entre otros, han advertido que tal proyecto es imposible e inaceptable.

“Estoy convencido que la estadidad sería perjudicial para Puerto Rico como para los Estados Unidos, y no adjudico posibilidad alguna al proyecto que pretender lograr el apoyo del Congreso para la estadidad.  Estaríamos condenando al Pueblo de Puerto Rico a un limbo colonial interminable.  Nuestra prioridad tiene que ser traer el tema de la descolonización de Puerto Rico a la atención del Congreso y forzarlo para que lo enfrente”

El congresista sostiene que, “el convertirse en un país multinacional es inconcebible para unos Estados Unidos que apenas logran respetar siquiera la diversidad cultural, étnica, y lingüística de sus comunidades inmigrantes, por no decir su propia población afro-americana e indígena”.

Por su parte, el gobernador Ricardo Rosselló argumenta que la estadidad significaría mayor inversión en la infraestructura e impulsaría una economía más estable. También califica la relación de Puerto Rico con Estados Unidos “como un “Estatus Colonial” que priva a 3,4 millones de residentes del derecho a la igualdad política, social y económica bajo el control estadounidense”.

En Junio indagará sobre el consentimiento del puertorriqueño a través de un plebiscito, y analizar el alcance de la propuesta. El período de austeridad incluye el cierre de escuelas, congelamiento de salarios, cortes a las pensiones y salud pública.

Otros grupos políticos como el Partido Independentista Puertorriqueño, afirman que la declaración de independencia ante los Estados Unidos es la mejor solución. Sin embargo, su alcance no es amplio y nunca han ganado la gobernación. Además, las ventajas del estatus de territorio no incorporado, en la cual se halla Puerto Rico, les da sus ciudadanos la condición de estadounidenses con oportunidad de mudarse al norte si así lo prefieren.

El movimiento de la independencia ha sido debilitado por las ventajas del estatus de territorio no incorporado: aunque los puertorriqueños que residen en la isla no pueden votar por un presidente y su único representante en el Congreso de Estados Unidos tampoco puede votar, son ciudadanos estadounidenses y pueden mudarse a ese país si así lo desean. Según datos del Centro de Investigaciones Pew, para el 2012 existía una población de 2.1 millones de puertorriqueños viviendo en los Estados Unidos.

Otra matriz impulsada en el país, es que la atención puesta al plebiscito sea una distracción ante los problemas de corrupción y nepotismo, así como la implementación de un sistema económico sustentable.

 

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta