¿Se prepara la unificación de la península Coreana? Los puntos principales de la reunión entre los líderes de las dos Coreas

0
137
BTCClicks.com Banner

La historia camina frente a nuestros ojos luego de que este viernes, Kim Jong Un, líder del gobierno comunista de Corea del Norte, y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, tuviesen el primer encuentro entre líderes de las dos Coreas en años, reunión en la cual sellaron varios importantes puntos para la estabilidad de la región, luego que Corea del Norte detuviera su polémico programa núclear.

Y es que este viernes se firmó la Declaración de Panmunjom, en la cual se tocan cuatro puntos principales: la desnuclearización de Corea del Norte, el desarme de la península coreana, la firma de paz, y una posible reunificación.

En primer lugar tenemos la Desnuclearización, objetivo principal promovido no solamente por Corea del Sur, sino también por Japón y Estados Unidos, principal promotor de esta reunión. Recordemos que Donald Trump, luego de meses en constante alerta ante las pruebas núcleares de Kim Jong, presionó con diversas sanciones a los líderes norcoreanos para que estos frenaran estos ensayos, objetivo que parece cumplido ante la propuesta del mismo Kim Jong Un de reunirse con Donald Trump, invitación aceptada por el último y encuentro que se realizará en junio.

Sin embargo, el paso previo era el encuentro entre los dos líderes coreanos.

“Corea del Sur y Corea del Norte confirman el objetivo común de obtener, a través de una desnuclearización total, una península coreana no nuclear”, indica la declaración. “Comparten el punto de vista según el cual las medidas iniciadas por Corea del Norte son muy significativas y cruciales para la desnuclearización de la península coreana y acuerdan desempeñar sus respectivos papeles y asumir sus responsabilidades en este sentido”.

Asimismo, el segundo tema fundamental era la declaración de la paz definitiva entre ambas Coreas. Recordemos que los países siguen tecnicamente en guerra desde 1953, año en que se firmó un armisticio a la cruenta guerra coreana que ya se había cobrado más de un millón de víctimas. Sin embargo, este armisticio no significaba la firma de la paz.

Por ello, una conversación principal entre Kim y Moon es declarar formalmente el fin de la guerra.

“Durante este año, que marca el 65º aniversario del armisticio, Corea del Sur y Corea del Norte acuerdan buscar activamente encuentros trilaterales que impliquen a las dos Coreas y a Estados Unidos; o cuatripartitos implicando a las dos Coreas, Estados Unidos y China, con vistas a declarar el fin de la guerra y establecer un régimen de paz permanente y sólido”.

Por último, el tema más interesante, y quizá el más utópico, es preparar el camino para una posible reunificación. Sin embargo, los regímenes tienen ideologías políticas y sistemas económicos totalmente contrarios. La Corea del Norte, basada en el Socialismo Marxista que derivó en un régimen totalitario que ha gobernado con férreo control sobre su población desde los años 50, y Corea del Sur, una República democrática que bajo la economía de mercado se ha posicionado como uno de los países con los mayores índices de calidad de vida y desarrollo económico del mundo.

Por ello, alguno de los dos tendría que ceder en esta posible reunificación. Pero para ello, primero esperan construir las bases de la paz en la región. El presidente Moon Jae-in prometió pronto hacer una visita a la capital coreana de Pyongyang, posterior a la reunión Trump-Kim, la cual será clave para una buena resolución de este conflicto histórico.

También han prometido fomentar la reunificación familiar:

“Corea del Sur y Corea del Norte acordaron intentar solucionar las cuestiones humanitarias resultantes de la división de la nación y organizar una reunión intercoreana de la Cruz Roja para discutir y solucionar diversas cuestiones, incluida la reunión de familias separadas”.

Esta reunión histórica es sin duda uno de los grandes momentos de este 2018, y representaría un éxito no solamente para Asia, sino también para la gestión de Donald Trump, primer promotor de estos encuentros, y quien tiene el problema coreano como un objetivo principal de su agenda.

“Los dos dirigentes declaran solemnemente ante los 80 millones de coreanos y el mundo entero que no habrá más guerra en la península de Corea y que, por consiguiente, comenzó una nueva era de paz”.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta