Suecia está empezando a reconsiderar el “multiculturalismo” y algunos políticos ya dicen que fue un “Fracaso”

0
247
BTCClicks.com Banner

Los países nórdicos, y en especial, Suecia, han sido la bandera del “multiculturalismo” durante estas dos primeras décadas del siglo XXI. El argumento principal ha sido que los ciudadanos suecos pueden convivir tranquilamente con inmigrantes mayoritariamente musulmanes o africanos, sin que estos tengan la necesidad de adaptarse a la cultura sueca, sino que puedan expresar sin problemas sus culturas propias, y así convivan diferentes culturas opuestas dentro de un mismo país.

Sin embargo, las profundas diferencias del Islam, el cual está tomando cada vez mayores espacios dentro de Suecia debido a la inmigración masiva de refugiados mayoritariamente de Siria, Iran y Afganistán en los últimos años, está generando cada vez más rechazo en los ciudadanos de este país, hasta el punto que las alternativas políticas anti-inmigración, consideradas de derecha o ultra derecha, están aumentando su popularidad.

Gustav Kasselstrand, quien se ha convertido en el principal vocero, además de fundador del partido identitario Alternativa por Suecia, ha indicado que él manifiesta el sentir de muchos suecos, e incluso de algunos políticos de partidos centristas y liberales, quienes según él, se han dado cuenta tarde de los problemas que ha creado la altísima inmigración en la sociedad Suecia. Recordemos que este país es uno de los que más ha apoyado la política de puertas abiertas de la Unión Europea.

“El multiculturalismo es algo imposible. Ha sido un fracaso total… Históricamente se ha demostrado que las sociedad multiculturales viven en desacuerdo, con conflictos y apenas poseen una vida social armoniosa. Es lo que está pasando en Suecia debido a la llegada masiva de inmigrantes… Nosotros lo tenemos claro. Si un inmigrante es incapaz de integrarse en Suecia, entonces recibirá un billete de vuelta para su país”, sentenció.

Alternativa por Suecia es uno de los representantes de una nueva ola de partidos y movimientos considerados identitarios y de “nueva derecha” que promueven un mayor proteccionismo en la economía de la UE, un cierre de fronteras, y recuperar los valores del cristianismo que para muchos se han perdido en los últimos años ante el avance del multiculturalismo y el progresismo social.

Otros importantes ejemplos del renacimiento de la derecha identitaria son el Frente Nacional, de Marine Le Pen, principal figura de oposición francesa al Presidente Macron. Alternativa para Alemania, con un apoyo de más del 25% de los votantes, Sebastan Kurz, actual canciller de Austria, y los actuales partidos de gobierno de Polonia y Hungría, Ley y Justicia, y Fidezs respectivamente, vanguardias del conservadurismo y el sentimiento anti-Unión Europea.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta