Terminal: Un desastre con muchos colores

0
137
BTCClicks.com Banner

Vaughn Stein ya estaba listo para ser el director de su propia película. Luego de una carrera como asistente de director en cintas como Guerra Mundial Z, La Chica Danesa, entre otras, Stein incursiona en la dirección con Terminal, cinta protagonizada por Margot Robbie y acompañada por Simon Pegg, Myke Myers, Dexter Fletcher y Max Irons. Lamentablemente, su primer paso en la dirección es un paso en falso.

 

La historia es la siguiente: Dos sicarios, Vince y Alfred (Fletcher y Irons) son contratados por un misterioso hombre para eliminar un objetivo. Sin embargo, esta tarea se ve en dificultades con la llegada de una misteriosa mujer llamada Annie (Robbie), quien va a complicar todo mientras se reúne con un particular profesor Bill (Pegg), mientras un inepto conserje de la estación de trenes llamado Clinton (Myers) observa como se desarrolla los sucesos.

Lo primero que hay que dejar claro; el espectador se debe armar de paciencia, mucha, para entender los giros y volteretas que da la historia, saltos brusco (y en algunos casos innecesarios) que hacen que el que vea la cinta se pierda dentro del arco argumental de la cinta. Y lo que es peor, asi se le preste mucha atención, seguramente o no se hace entender nada de la historia, o te aburres mortalmente con la misma. Muchos diálogos para llegar al mismo punto (como un perro que persigue su cola), frases que buscan ser épicas y por momentos se sienten hasta ridículas, y alguna que otra incomodidad de los actores al ver que, ni por su genialidad y talento naturales (Pegg y Robbie, sobretodo, sin quitar merito al resto) pueden levantar la película.

Eso si, nadie puede negar que los escenarios, los colores y la fotografía de la cinta es muy buena, pero solo sirve para darle una bonita caratula a una película totalmente olvidable (si llegas a verla, si todavía no es tu caso, la puedes evitar sin ningún inconveniente). Si esta cinta necesita una evaluación en la escala del 1 al 10, se queda con un tres (y nos estamos arriesgando). Menos mal que Robbie y Simon tienen nuevas cintas en el horizonte, para hacer que todos nos olvidemos de este pequeño punto negro en su carrera. Y Stein, a pesar de este pastelazo, puede seguir el ejemplo de directores que fracasaron en su primer intento, y con el segundo son los ídolos de todo (Efecto Andy Muschietti)

 

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta