Trabajadoras sexuales en Alemania exigen fin de medidas de confinamiento

0
218
BTCClicks.com Banner

Organizaciones del ramo de la prostitución en Alemania, pidieron al Gobierno alemán que ponga fin a las restricciones con motivo de la pandemia y que facilite el acceso a las ayudas para un sector que ha quedado sumido en crisis.

Con motivo del Día Internacional de la Trabajadora Sexual, estas organizaciones denuncian a través de una carta que, se están levantando las restricciones en otros sectores que también implican un contacto físico, como el de los masajes, y en el de la prostitución impera la prohibición de trabajar.

La misiva señala que muchas mujeres se han quedado sin ingresos, sin alojamiento e incluso sin acceso a la atención sanitaria, y que para quienes se encontraban en situaciones precarias antes de la pandemia, éstas se han agudizado aun más.

La carta también denuncia la precariedad y las irregularidades que son frecuentes en el sector, así como las prácticas discriminatorias de las autoridades competentes, dificultan el acceso de las trabajadoras sexuales a las ayudas para autónomos o a las prestaciones sociales para desempleados.

A mediados de mayo, una propuesta para la reapertura de los burdeles por parte de la Asociación Profesional de Servicios Eróticos y Sexuales (BesD) captó la atención de los medios de comunicación alemanes, que la resumieron en titulares como “Sexo con Mascarilla”.

Las organizaciones del sector destacan que en países vecinos las autoridades ya han puesto fecha para reanudar la actividad: en Suiza los burdeles volverán a abrir el 6 de junio, mientras que en Austria lo harán a primeros del mes que viene.

Según un reportaje del semanario “Spiegel” publicado el mes pasado, muchas trabajadoras sexuales han seguido ejerciendo en los últimos meses a pesar de la prohibición, al carecer de otra fuente de ingresos y para aprovechar la subida de precios causada por el aumento de la demanda durante el confinamiento.

Desde la introducción de la Ley de Protección de las Prostitutas de 2017, que prevé la inscripción obligatoria de los individuos que ejercen esta actividad, se han registrado oficialmente en Alemania unas 33.000 personas, aunque según algunas estimaciones la cifra podría ser entre 5 y 10 veces mayor.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta