BTCClicks.com Banner

 

El Jardín Botánico de la Universidad Ezequiel Zamora (UNELLEZ) se ubica en el estado Barinas (Venezuela) y es un área en donde se encuentran diversos animales, entre los cuales destacan: jaguares, cunaguaros, pumas, entre otros. Estos felinos, al igual que todos aquellos animales que se encuentran cautivos a nivel nacional, también son víctimas de la actual crisis que sufre el país.

En cautividad se deben considerar los requerimientos mínimos para cada especie (dieta, hábitat y estilo de vida) y las consecuencias que esto les genera, puesto que sustituir su hábitat natural con jaulas para la exhibición y el entretenimiento humano, reduce drásticamente su esperanza de vida, además, les restringe una serie de estímulos que han desarrollado de manera natural durante su evolución. El encierro conduce al desarrollo de comportamientos anormales en los animales, típicos de la zoocosis (patología que padecen animales en cautiverio) cuyos síntomas son los siguientes: estrés, trastornos obsesivos compulsivos (movimientos repetitivos, balanceos, autolesiones) depresión y en el peor de los casos, suicidio.

La fauna predominante en la UNELLEZ son los felinos, los cuales se encuentran en peligro de extinción, como en el caso de los jaguares y cunaguaros. Estos animales son carnívoros, nocturnos, trepadores y corredores. Al estar en cautiverio, necesitan una ingesta de por los menos 2 kilos de carne y proteínas diarias, además de un espacio óptimo que les permita ejercitarse (25 m² para un único ejemplar), con árboles y variada vegetación para que puedan trepar, nadar y correr. Aparte, requieren de condiciones idóneas de higiene, para evitar enfermedades y garantizar su salud.

Sin embargo, el espacio destinado para mantener, preservar y proteger a estas especies, incumple lo antes expuesto, al no contar con una alimentación que se ajuste adecuadamente a su dieta, ni con una atención médica veterinaria oportuna. Los espacios que habitan se limitan a pequeñas jaulas de concreto sin vegetación. En una ocasión, los cunaguaros padecieron de hongos, debido a la humedad y al contacto directo con el concreto. Esto pone en riesgo la calidad de vida de la fauna existente, incluso se considera maltrato animal.

La realidad de los felinos parecía cambiar en el año 2013, cuando la directora del Jardín Botánico, Dayamila Parra, consideró la adecuación del espacio, a raíz del nacimiento de la jaguar Ayurami o “hija de la buena suerte” en dialecto yanoma mi, siendo este el único caso registrado en el país de nacimiento que se da en cautividad.

Esta consideración surgió para garantizarle un óptimo desarrollo a Ayurami, pero nunca se llevó a cabo. Tanto Ayurami, como sus padres Roraima y Yaret, originarios del Zoológico de Maracaibo, y el resto de felinos (cunaguaros y pumas) siguen en la espera para que esa consideración se haga realidad.

Actualmente, los felinos presentan desnutrición, su alimentación dependía de la Distribuidora Amanacú, la cual donaba pollos semanalmente, pero dejaron de hacerlo, por ser víctimas de un saqueo.

Para solventar la situación, es necesario que:

  • Se adapte el lugar a las necesidades de la fauna, tomando en cuenta los requerimientos de cada especie en cautiverio, o en su defecto, que los animales sean trasladados a un sitio que sí pueda asumir su alimentación, mantenimiento, resguardo y protección.
  • Se entienda que los animales no forman parte en absoluto de los asuntos que tienen tinte político en el país y necesitan una vida digna.
  • Se fomente una educación orientada al respeto de los seres vivos y el medio ambiente.
  • Que los entes competentes reconozcan sus fallas y actúen, a manera de evitar que la fauna de la UNELLEZ y demás espacios en los que existen animales en cautiverio a nivel nacional, forme parte de la afectada por la mala nutrición, la precaria atención médica veterinaria, la falta de consciencia de muchos visitantes y la delincuencia en parques y zoológicos.

Algunos de los casos más representativos de decesos por el maltrato animal mencionado anteriormente, se presentan a continuación:

  • El cunaguaro del Zoológico del Pinar, el cual se auto mutiló por sufrir de zoocosis.
  • En el Zoológico de Caricuao, la danta “Marcia” murió por una constipación estomacal; el hipopótamo “Safari” falleció por ingerir una pelota; la hipopótamo “Rosita” murió producto de un cólico; el puma que falleció por las heridas causadas en un enfrentamiento con otro de su misma especie; el emblemático caballo pura sangre que fue descuartizado por sujetos que violentaron la seguridad del parque y las guacamayas infectadas de salmonella. Actualmente, la famosa elefanta “Ruperta” muestra signos de desnutrición por lo que su salud ha empeorado y ha sufrido de múltiples caídas, además de las complicaciones típicas de su vejez.
  • En el Zoológico Las Delicias de Maracay, la cebra “Rayas” y los hipopótamos “Kenia y Niña” murieron a causa de problemas intestinales, generados por la ingesta de objetos sintéticos arrojados por los visitantes. La elefanta “Lucky” presentó problemas respiratorios y cardiacos atribuidos a su vejez, además de que ingirió una cuerda de nylon que le originó lesiones estomacales severas, lo cual aceleró su muerte.
  • En el Zoológico de Bararida (Barquisimeto) el caimán del Orinoco murió por una septicemia, causada por la ingesta de desechos. El casuario por una asfixia al tragar una pelota de golf y  la  nutria “Orinoco “  pereció también al consumir desechos.
  • En el Parque Miranda, tres búhos murieron por salmonella; las demás aves y felinos también se han visto afectados ya que en ellos impera la desnutrición.

En conclusión, los felinos del Jardín botánico de la UNELLEZ, al igual que los demás animales a nivel nacional, se han visto perjudicados por la actual crisis del país. Los felinos ya no cuentan con alimentos, carecen de las condiciones higiénico-sanitarias y de bienestar adecuadas a las necesidades de la especie, además del espacio óptimo que requieren. Muchos de ellos son especies en peligro de extinción, no se mantienen ni resguardan para su preservación, viven presos en el olvido y a la espera de que se solvente su situación.

 “Primero, fue necesario civilizar al hombre en su relación con el hombre. Ahora, es necesario civilizar al hombre en su relación con la naturaleza y los animales”. Víctor Hugo

Evolet Suárez

 

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta