Venezuela en una dolarización de facto

0
209
BTCClicks.com Banner

Por Luismer Pachano

En Venezuela actualmente se vive una gran crisis que ha golpeado gravemente la estabilidad del país en amplios sectores tanto económicos, como sociales, crisis que ha marginalizado la moneda, hecho empujado por la hiperinflación de hoy día que en oportunidades ha ocasionado cambios en el cono monetario, medidas tomadas por el gobierno nacional con el unico motivo de recuperar el valor de la moneda.

La sociedad venezolana motivada a la inestabilidad de la moneda local, respecto al cambio en divisas, se acostumbró o rigió por un dólar paralelo, mismo que se ha utilizado como base para la venta de bienes y el cálculo de la estructura de costos para la fijación de precios en la prestación de servicios; este último de manera obligatoria puesto que la adquisición de mercancias o materiales primordiales para prestar dichos servicios son adquiridos en base al dólar paralelo por los comerciantes del país, sin dejarles otra opción que la de acoplarse a este.

A pesar de que en Venezuela actualmente no existe en la ley de costos y precios justo alguna disposición legal que autorice el uso del dólar para fijar precios en dicha moneda en cuanto la venta de bienes y prestación de servicios, el venezolano es participe de su uso, podríamos decir que es un hecho ilegal o incluso inconstitucional debido a que en el artículo trescientos dieciocho (318) de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, dispone al Bolívar como moneda local y la única manera de hacer algún cambio de la moneda es redactando una nueva constitución a través de una asamblea Nacional constituyente siguiendo los mecanismos dispuestos en el Capítulo III de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en los artículos n° 347, 348 y 349.

Sin embargo en la nueva ley del IVA gaceta N° 6.507 en su artículo n° 3 establece: “Se aplicará una alícuota adicional que podrá ser modificada por el Ejecutivo Nacional y estará comprendida entre un límite mínimo de cinco por ciento (5%) y un máximo de veinticinco por ciento (25%) a los bienes y prestaciones de servicios pagados en moneda extranjera”.

Aun cuando el Ejecutivo Nacional no ha emitido decreto que dicte los reglamentos para el uso de estas alícuotas ¿Podrá el comerciante venezolano fijar precios en divisas? ¿Es inconstitucional o ilegal el cobro en divisas de bienes y servicios? ¿Realmente Venezuela vive una dolarización de facto? Son unas de las interrogantes que nos hacemos hoy en dia, las cuales trataremos de contestarlas lo más puntuales posibles.

¿Puede el Venezolano fijar precios en divisas?

Realmente es un hecho, un dólar paralelo inestable ha sido tomado en cuenta para gestionar transacciones comerciales y financieras, ocasionando descontrol de precios golpeando al Venezolano de manera ruda dejándolo imposibilitado a la adquisición de sus necesidades básicas como por ejemplo: productos de la cesta básica, servicios, textil, calzado, esparcimiento entre otros. Esto sin duda ha cambiado la cultura del venezolano, mismo que ha hecho uso de este como una daga de doble filo, perjudicandose así mismo.

¿Porque una dolarización de facto?

Aunque en Venezuela actualmente existen leyes, normas y convenios, que autorizan el uso de divisas para transacciones comerciales y financieras, bajo procedimientos de obligatorio cumplimiento, cómo por ejemplo: regirse por una tasa establecida por el Ejecutivo Nacional a través del Banco Central de Venezuela, son pocos los comercios formales e informales participes de ellos, puesto que ven aprovechoso un dólar paralelo por encima en su mayor parte del tiempo del oficial.

Sin embargo es notoria la inconstitucionalidad de estas leyes puesto que la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela claramente lo dispone en su artículo nro. 318, creando una discrepancia entre todas estas leyes y normas. A demás sabemos que son pocos los comercios formales e informales regidos por estas, debido a que los mismos imponen como base el dólar paralelo creando una dolarización de facto.

“La verdad no es aquella que se dicta, si no la que podemos presenciar”.

Comentarios

No hay comentarios

Dejar respuesta